¿Qué tal si evaluamos el aprendizaje cooperativo?

Autor: Lea Sulmont Publicado: enero 16, 2023

Cuando proponemos a los estudiantes realizar un proyecto o resolver un reto de manera cooperativa los confrontamos a poner en práctica diversas habilidades personales al servicio de una meta común. En este proceso suceden grandes aprendizajes que vale la pena valorar.

En este nuevo post de Qué tal si… te proponemos revisar cómo sucede el aprendizaje cooperativo y analizar escenarios para evaluarlo con un propósito formativo.

 Observa el siguiente video:

¿En qué consiste el aprendizaje cooperativo?

Es una técnica didáctica que permite realizar el trabajo en pequeños grupos y propicia el desarrollo de habilidades cognitivas y sociales; por tanto, cada participante es responsable del aprendizaje de todos los miembros del grupo. En una situación de aprendizaje cooperativo, los objetivos de los participantes están estrechamente vinculados, de tal manera que cada uno de ellos sólo puede alcanzar sus objetivos si y solo si los demás consiguen alcanzar los suyos» (D. y R. Johnson, 1998).

Desde el socioconstructivismo, se entiende como un proceso de construcción social del conocimiento, donde los estudiantes transitan de una zona real de conocimiento a una zona de desarrollo potencial con ayuda de alguien más, quien apoyará construyendo el andamiaje sobre el que se va levantando el conocimiento de cada individuo.

¿Qué debemos tener en cuenta al crear una experiencia de aprendizaje cooperativo?

Johnson, Johnson y Holubec (1998) señalan cinco elementos básicos para que pueda desarrollarse un verdadero aprendizaje cooperativo/colaborativo:

  1. Responsabilidad individual. Todos los miembros son responsables de su desempeño individual dentro del equipo.
  2. Interdependencia positiva. Los miembros del equipo deben depender los unos de los otros para lograr la meta común.
  3. Habilidades de colaboración. Habilidades necesarias para que el equipo funcione de manera efectiva, como el trabajo en equipo, el liderazgo y la solución de conflictos.
  4. Interacción promotora. Los miembros del equipo interactúan para desarrollar relaciones interpersonales y establecer estrategias efectivas de aprendizaje.
  5. Proceso del equipo. El equipo reflexiona en forma periódica, evalúa su funcionamiento y efectúa los cambios necesarios para incrementar su efectividad.

¿Qué criterios podemos tomar en cuenta para evaluar la cooperación?

Dependiendo de la complejidad de la situación y del resultado esperado, puedes privilegiar diferentes criterios de evaluación. Particularmente, veo la cooperación como un proceso iterativo en el cual los participantes van ajustando constantemente sus prácticas. Para ayudar a que el equipo reflexione acerca de su funcionamiento y efectúe los cambios necesarios para incrementar su efectividad, te propongo considerar, por lo menos, cuatro criterios:

  1. Calidad del aporte (investiga, fundamenta, actúa con pertinencia)
  2. Asume y cumple con responsabilidad el rol (trabaja con iniciativa, puntualidad, calidad)
  3. Interacción (brinda respuestas respetuosas, oportunas y usa el canal acordado)
  4. Participación activa (demuestra iniciativa, mantiene la motivación, ayuda a sus compañeros, etc.)

Puedes emplear estos recursos de manera on-line o impresa:  Ejemplo de Diana de Evaluación

Fuente: Lea Sulmont

¿Cómo evaluar el aprendizaje cooperativo?

Imaginemos un caso:

El reto cooperativo consiste en identificar diferentes problemáticas o necesidades de los estudiantes respecto al desarrollo de actividades deportivas y culturales para comunicarlas, de manera clara y organizada, a la comunidad educativa.

  • La evidencia o el producto de aprendizaje esperado es un videoreportaje.
  • Los criterios de evaluación del producto son: a) Identificación de necesidades. b) Organización de la información. c) Expresión oral adaptada a la audiencia. d) Uso de elementos multimedia de apoyo a la comunicación. e) Edición de calidad.


Al finalizar el trabajo, los estudiantes presentan el video y es el momento de valorar su aprendizaje.

Escenario 1.

Todos los participantes del equipo reciben la calificación o valoración obtenida en el producto final. Por ejemplo, si el video obtuvo una valoración de «Sobresaliente» en los criterios evaluados, cada uno de los integrantes también obtiene la misma valoración de manera individual.

Escenario 2.

Cada participante del equipo recibe una calificación proporcional en función de la valoración del producto final y de su participación en el trabajo grupal. Por ejemplo, si el video obtuvo una valoración de «Sobresaliente», pero su participación obtuvo una valoración de «En proceso», entonces se promedia (el producto tiene 50 % y la participación 50 %) o se pondera (el producto tiene 70 % y la participación 30 %).

¿Qué opción te parece más coherente para el desarrollo de las competencias del estudiante?

Francisco Zariquiey (2016) nos advierte sobre los inconvenientes que pueden aparecer cuando queremos llevar un trabajo cooperativo al terreno de la calificación. Por ejemplo, menciona que pueden aflorar los perjuicios de la falta de implicación de algunos estudiantes en el proceso de trabajo, la cual termina influyendo negativamente en la calificación final de todo el equipo. En esta situación, algunos estudiantes podrían rechazar el aprendizaje cooperativo, contemplándolo como una dinámica de trabajo que los perjudica en lugar de beneficiarlos.

Seguramente, habrá alguno de estos reclamos:

  • ¿Qué culpa tengo que mi compañero no se haya conectado a tiempo?
  • ¿Acaso soy responsable de que mi compañero trabaje y cumpla?
  • ¿Es justo que el trabajo se quede incompleto porque falta la parte del compañero?
  • ¿Es justo que «nos jalen» por la falta de uno?

La verdad es que, en estos reclamos, no les falta razón a los estudiantes. Sin embargo, Zariquiey señala que antes de reconocer que las situaciones descritas por los estudiantes pueden tener asidero, es más importante entender que dichas situaciones no son inherentes al aprendizaje cooperativo, sino más bien son el fruto de un mal diseño y una mala gestión de la cooperación. Se trata de desviaciones que pueden evitarse si tomamos las precauciones necesarias.

Por estos motivos, es necesario que cuidemos la forma en cómo diseñamos y gestionamos estas producciones y trabajos en equipo para evitar ser injustos a la hora de calificar a los estudiantes; y que esta injusticia se convierta en un obstáculo para la generalización de una sólida cultura de cooperación en la escuela. Al trabajar con producciones grupales y calificarlas, Zariquiey (2016) propone intentar cumplir con cinco condiciones básicas:

  1. que todos los miembros del equipo estén en condiciones de realizar las tareas propuestas.
  2. que todos los miembros del equipo sean necesarios para realizar el trabajo.
  3. que todos los miembros del equipo puedan participar y aportar algo en el trabajo.
  4. que seamos capaces de monitorizar el trabajo que realiza cada uno de los miembros del equipo.
  5. que seamos capaces de evaluar lo que ha aprendido cada uno de los miembros del equipo.

Te invito a explorar diferentes perspectivas respecto a cómo valorar el componente cooperativo en la evaluación de los aprendizajes de tus estudiantes, a partir de las siguientes preguntas:

  • ¿Optar por valorar la cooperación durante el proceso, de manera formativa, de modo que puedan ajustarse las prácticas personales y generar una independencia positiva entre los miembros del equipo?
  • ¿Optar por valorar el proceso y el final del producto realizado en función de cómo ha sido la productividad del equipo?
  • ¿Optar por valorar la cooperación como una competencia transversal, haciendo un símil con la competencia 29, «Gestiona su aprendizaje de manera autónoma»?

¿Qué otras opciones propones? Comparte tus resultados en la comunidad Educared.

Para conocer más:

Zariquiey, F. Guía para diseñar y gestionar una red de aprendizaje cooperativo. Colectivo Cinética. https://www.colectivocinetica.es/media/cinetica-guia-red-aprendizaje-cooperativo.pdf

SENPAI: Mi asistente cooperativo. https://view.genial.ly/6308f6c32e770f0018d4279b?utm_source=pocket_mylist

Sobre el lugar: 

Cataratas de Foz de Iguazú, estado de Paraná (Brasil). Ubicación

Producción y edición: Lea Sulmont

Música original: Adriel Calvelo

2022

Referencias:

Zariquiey, F. (2016) “Evaluamos lo que aprenden cooperando”. Serie de materiales sobre evaluación del aprendizaje cooperativo. Biblioteca de Colectivo Cinética. www.colectivocinetica.es/biblioteca/

Colectivo Cinética. Calificamos la cooperación. https://www.colectivocinetica.es/media/cinetica_calificamos_cooperacion.pdf

Johnson, D., Johnson, R., y Holubec, E. (1998). Cooperation in the classroom (6th Edition). Edina, MN: Interaction Book Company.

Ruíz, I. et al. (2015).  El aprendizaje colaborativo.  Editorial Centro de estudios e investigaciones para el desarrollo docente. México.  http://www.uoc.edu/in3/grupsrecerca/11_Ahciet_Tele_Educacion_99.doc 

  

Escribe un comentario

  • El aprendizaje cooperativo-colaborativo siempre fue utilizado en mi aula; sin embargo siempre miré los resultados, más que el proceso y de acuerdo a la información y ejemplos dados, pienso que debe darse desde una perspectiva transversal. Muy importante los alcances dados.

    • Comentarios: 2
    • Valoraciones: 2
           

     

    Publicaciones relacionadas

    Cartilla para familias de estudiantes con Trastorn ...

    Desde Educared, queremos compartir a las familias una guía muy útil elaborada por el Ministerio de Educación en alian ...

    Educación más allá del aula: ¿Cómo atender a ...

    Educación más allá del aula es un conjunto de conversatorios online organizado por Fundación Telefónica y Educared ...

    Educared se une al portal “Aprendo en Casa” de ...

    A través de Fundación Telefónica/Movistar y “la Caixa” Foundation se ha puesto a disposición del Ministerio de E ...