¿Qué tal si articulamos?

La mayoría de los sistemas educativos en el mundo adoptan y promueven un enfoque educativo basado en competencias. La propuesta suena consistente con las teorías psicológicas y pedagógicas contemporáneas que promueven un aprendizaje significativo. 

Sin embargo, en la realidad, seguimos pensando en que el currículo se despliega a través de cursos o «compartimentos estancos». Nada más alejado del sentido de un currículo por competencias. Lo que sucede en el intento de diseñar estas experiencias es que terminamos ofreciendo a los estudiantes fragmentos de actividades dispersas distribuidas en cursos que deben desarrollar todas a la vez. 

Por ello, en este post te desafiamos a diseñar articulando diferentes competencias del currículo porque, en la vida misma, estas competencias actúan de manera articulada. 

Presentation with media con relleno sólido Observa el siguiente video:

https://www.youtube.com/watch?v=B4oHlBBU5TQ

¿Qué significa articular en el contexto curricular?

Articular. Unión entre dos piezas rígidas que permite 

el movimiento relativo entre ellas (RAE).

La articulación curricular es un proceso de diseño estratégico orientado a alinear los diferentes componentes del currículo, buscando sinergias que permitan desarrollar —de manera conjunta, consistente e innovadora— las competencias del perfil del egresado.

Desde un enfoque de educación por competencias se entiende que el desarrollo de una competencia es una construcción constante, deliberada y consciente producida a lo largo de la vida y que tiene niveles esperados en cada ciclo de la escolaridad. 

El aprendizaje se genera en la interacción con uno mismo, con otros y en un contexto específico, donde los procesos mentales y las emociones positivas actúan juntas para motivar a los estudiantes, influyendo en un entorno favorable para aprender. En ese sentido, al articular diferentes competencias creamos mayores posibilidades de conexiones y de situaciones de aprendizaje significativo.

Antes de continuar, recordemos que el CNEB es un documento técnico cuyo propósito es «unificar criterios y establecer una ruta hacia resultados comunes que respeten nuestra diversidad social, cultural, biológica y geográfica» (MINEDU, 2016) y se encuentra alineado con los grandes objetivos que plantea el Proyecto Educativo Nacional (PEN). El CNEB está organizado con base en cuatro definiciones curriculares claves que permiten concretar, en la práctica educativa, las intenciones que se expresan en el perfil del egresado (MINEDU, 2016, p. 36):

  • Competencias. Definidas como la facultad que tiene una persona de combinar un conjunto de capacidades a fin de lograr un propósito específico en una situación determinada. Son aprendizajes complejos que involucran la integración de conocimientos, habilidades cognitivas / destrezas psicomotoras y actitudes. 
  • Capacidades. Son recursos que permiten actuar de manera competente. Cada competencia puede incluir varias capacidades que suponen operaciones menores implicadas en las competencias, que son operaciones más complejas.
  • Estándares. Son descripciones del desarrollo de la competencia en niveles de creciente complejidad, desde el inicio hasta el fin de la escolaridad. Sirven como referente para la programación de actividades que permiten demostrar y desarrollar competencias.
  • Desempeños. Son descripciones específicas de lo que hacen los estudiantes respecto a los niveles de desarrollo de las competencias (estándares). Ilustran algunas actuaciones para guiar a los docentes en la planificación y evaluación de los aprendizajes. 

Finalmente, el desarrollo del perfil del egreso se basa en enfoques transversales que responden a principios educativos declarados en la Ley General de Educación y otros principios relacionados a las demandas del mundo contemporáneo, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Unesco, 2015), dentro de los cuales se busca una educación de calidad.

Los enfoques transversales orientan el desarrollo del trabajo pedagógico durante las interacciones en la comunidad escolar y, en especial, en el aula. El CNEB considera siete enfoques transversales (MINEDU, 2016): 

  • Enfoque de derechos
  • Enfoque inclusivo o de atención a la diversidad
  • Enfoque intercultural
  • Enfoque de igualdad de género
  • Enfoque ambiental
  • Enfoque orientación al bien común
  • Enfoque de búsqueda de la excelencia

Observa las relaciones entre estos componentes:

Figura 1.  Organización del Currículo Nacional de Educación Básica

El CNEB plantea un perfil del egreso con 31 competencias que se deben desarrollar a lo largo de la escolaridad, de manera contextualizada y atendiendo a la diversidad que caracteriza al país. 


Desarrollar el perfil del egreso resulta una tarea titánica, porque implica que los estudiantes alcancen los estándares esperados al finalizar el nivel formativo. Desde un punto de vista práctico, es poco realista cumplir con el currículo si trabajamos con competencias de manera independiente. Por ello, la articulación no solo se justifica y es una necesidad desde un enfoque de educación por competencias, sino que es prácticamente la única forma de poder sumar esfuerzos para lograr desplegar el currículo y alcanzar los desempeños esperados. 

En el caso de la Educación inicial y primaria, usualmente un maestro tiene a su cargo el desarrollo de todas las áreas curriculares, aunque también puede especializarse en un área; por ejemplo, la de idiomas. En esos niveles educativos, la articulación debería ser natural y apoyarse en un trabajo colegiado para diseñar proyectos u otros productos que articulen varias competencias a la vez.

En el nivel secundaria, en cambio, cada docente tiene una especialización curricular propia. En ese sentido, se requiere fomentar una voluntad de articulación entre diferentes áreas y de implementar métodos activos que faciliten el diseño de este tipo de experiencias, como el aprendizaje basado en retos, el aprendizaje basado en proyectos y el aprendizaje cooperativo, por citar algunos. 

¿Qué opciones tenemos para realizar una articulación de competencias?

Imagina un típico cronograma escolar, donde cada color representa un curso. En este escenario pensemos en tres opciones de articulación de competencias: 

Opción 1

Lo usual es que cada curso —cada color— se ocupe de una competencia de un área curricular. Eventualmente, se incorporan actividades que articulan la competencia propia con otra competencia. Se trata, por lo general, de experiencias independientes, aisladas y que ocupan una parte de una sesión de aprendizaje dentro de un curso. El logro de aprendizaje se limita a una o más sesiones, en donde se proponen desempeños o actuaciones, generalmente de baja complejidad.   

Opción 2

En esta opción, un curso puede desarrollar varias competencias de un área curricular o más. Se trata, por lo general, de experiencias programadas a lo largo de un bimestre o de todo el año. El logro de aprendizaje propone desempeños o actuaciones de mayor complejidad para el estudiante.

Opción 3

En esta opción, se diseñan proyectos que articulan varias competencias de diferentes áreas curriculares. Para que el aprendizaje basado en proyectos (ABP) sea viable, se requiere organizar el horario de manera tal que se cuente con espacios y tiempos dedicados al proyecto, lo que rompe con la típica fragmentación del horario por cursos. El logro de aprendizaje propone desempeños o actuaciones de alta complejidad para el estudiante y también de alta demanda de diseño para los docentes.

En suma, las tres opciones de articulación son maneras de abordar la articulación, no son excluyentes una de otra. 

Sin embargo, cuando se trabaja a nivel de proyectos el impacto que se logra es mayor, no solo en la cantidad de competencias abarcadas sino, sobre todo, en la profundidad con la que pueden desarrollarse.

Te propongo que discutas estas opciones con tus colegas, completen la siguiente tabla comparativa y compartan sus resultados en la comunidad de Educared. 

OpcionesActividadesCursoProyectos
Cantidad de competencias articuladas
Tiempo de dedicación del estudiante
Impacto en el aprendizaje
Desafío para el docente
Agrega otras dimensiones…

Map with pin con relleno sólidoSobre el lugar: 

Plaza de España, Madrid (España). Ubicación

Video camera con relleno sólido

Producción y edición: Lea Sulmont

Música original: Adriel Calvelo

2023

Books on shelf con relleno sólidoReferencias:

MINEDU (2016). Currículo Nacional de Educación Básica. Ministerio de Educación del Perú.Consejo Nacional de la Educación (2021). Proyecto Educativo Nacional al 2036. Ministerio de Educación del Perú.

 ¿Qué tal si articulamos?

Autor: Lea Sulmont Publicado: abril 3, 2023

La mayoría de los sistemas educativos en el mundo adoptan y promueven un enfoque educativo basado en competencias. La propuesta suena consistente con las teorías psicológicas y pedagógicas contemporáneas que promueven un aprendizaje significativo. 

Sin embargo, en la realidad, seguimos pensando en que el currículo se despliega a través de cursos o «compartimentos estancos». Nada más alejado del sentido de un currículo por competencias. Lo que sucede en el intento de diseñar estas experiencias es que terminamos ofreciendo a los estudiantes fragmentos de actividades dispersas distribuidas en cursos que deben desarrollar todas a la vez. 

Por ello, en este post te desafiamos a diseñar articulando diferentes competencias del currículo porque, en la vida misma, estas competencias actúan de manera articulada. 

Presentation with media con relleno sólido Observa el siguiente video:

¿Qué significa articular en el contexto curricular?

Articular. Unión entre dos piezas rígidas que permite 

el movimiento relativo entre ellas (RAE).

La articulación curricular es un proceso de diseño estratégico orientado a alinear los diferentes componentes del currículo, buscando sinergias que permitan desarrollar —de manera conjunta, consistente e innovadora— las competencias del perfil del egresado.

Desde un enfoque de educación por competencias se entiende que el desarrollo de una competencia es una construcción constante, deliberada y consciente producida a lo largo de la vida y que tiene niveles esperados en cada ciclo de la escolaridad. 

El aprendizaje se genera en la interacción con uno mismo, con otros y en un contexto específico, donde los procesos mentales y las emociones positivas actúan juntas para motivar a los estudiantes, influyendo en un entorno favorable para aprender. En ese sentido, al articular diferentes competencias creamos mayores posibilidades de conexiones y de situaciones de aprendizaje significativo.

Antes de continuar, recordemos que el CNEB es un documento técnico cuyo propósito es «unificar criterios y establecer una ruta hacia resultados comunes que respeten nuestra diversidad social, cultural, biológica y geográfica» (MINEDU, 2016) y se encuentra alineado con los grandes objetivos que plantea el Proyecto Educativo Nacional (PEN). El CNEB está organizado con base en cuatro definiciones curriculares claves que permiten concretar, en la práctica educativa, las intenciones que se expresan en el perfil del egresado (MINEDU, 2016, p. 36):

  • Competencias. Definidas como la facultad que tiene una persona de combinar un conjunto de capacidades a fin de lograr un propósito específico en una situación determinada. Son aprendizajes complejos que involucran la integración de conocimientos, habilidades cognitivas / destrezas psicomotoras y actitudes. 
  • Capacidades. Son recursos que permiten actuar de manera competente. Cada competencia puede incluir varias capacidades que suponen operaciones menores implicadas en las competencias, que son operaciones más complejas.
  • Estándares. Son descripciones del desarrollo de la competencia en niveles de creciente complejidad, desde el inicio hasta el fin de la escolaridad. Sirven como referente para la programación de actividades que permiten demostrar y desarrollar competencias.
  • Desempeños. Son descripciones específicas de lo que hacen los estudiantes respecto a los niveles de desarrollo de las competencias (estándares). Ilustran algunas actuaciones para guiar a los docentes en la planificación y evaluación de los aprendizajes. 

Finalmente, el desarrollo del perfil del egreso se basa en enfoques transversales que responden a principios educativos declarados en la Ley General de Educación y otros principios relacionados a las demandas del mundo contemporáneo, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Unesco, 2015), dentro de los cuales se busca una educación de calidad.

Los enfoques transversales orientan el desarrollo del trabajo pedagógico durante las interacciones en la comunidad escolar y, en especial, en el aula. El CNEB considera siete enfoques transversales (MINEDU, 2016): 

  • Enfoque de derechos
  • Enfoque inclusivo o de atención a la diversidad
  • Enfoque intercultural
  • Enfoque de igualdad de género
  • Enfoque ambiental
  • Enfoque orientación al bien común
  • Enfoque de búsqueda de la excelencia

Observa las relaciones entre estos componentes:

Figura 1.  Organización del Currículo Nacional de Educación Básica

El CNEB plantea un perfil del egreso con 31 competencias que se deben desarrollar a lo largo de la escolaridad, de manera contextualizada y atendiendo a la diversidad que caracteriza al país. 


Desarrollar el perfil del egreso resulta una tarea titánica, porque implica que los estudiantes alcancen los estándares esperados al finalizar el nivel formativo. Desde un punto de vista práctico, es poco realista cumplir con el currículo si trabajamos con competencias de manera independiente. Por ello, la articulación no solo se justifica y es una necesidad desde un enfoque de educación por competencias, sino que es prácticamente la única forma de poder sumar esfuerzos para lograr desplegar el currículo y alcanzar los desempeños esperados. 

En el caso de la Educación inicial y primaria, usualmente un maestro tiene a su cargo el desarrollo de todas las áreas curriculares, aunque también puede especializarse en un área; por ejemplo, la de idiomas. En esos niveles educativos, la articulación debería ser natural y apoyarse en un trabajo colegiado para diseñar proyectos u otros productos que articulen varias competencias a la vez.

En el nivel secundaria, en cambio, cada docente tiene una especialización curricular propia. En ese sentido, se requiere fomentar una voluntad de articulación entre diferentes áreas y de implementar métodos activos que faciliten el diseño de este tipo de experiencias, como el aprendizaje basado en retos, el aprendizaje basado en proyectos y el aprendizaje cooperativo, por citar algunos. 

¿Qué opciones tenemos para realizar una articulación de competencias?

Imagina un típico cronograma escolar, donde cada color representa un curso. En este escenario pensemos en tres opciones de articulación de competencias: 

Opción 1

Lo usual es que cada curso —cada color— se ocupe de una competencia de un área curricular. Eventualmente, se incorporan actividades que articulan la competencia propia con otra competencia. Se trata, por lo general, de experiencias independientes, aisladas y que ocupan una parte de una sesión de aprendizaje dentro de un curso. El logro de aprendizaje se limita a una o más sesiones, en donde se proponen desempeños o actuaciones, generalmente de baja complejidad.   

Opción 2

En esta opción, un curso puede desarrollar varias competencias de un área curricular o más. Se trata, por lo general, de experiencias programadas a lo largo de un bimestre o de todo el año. El logro de aprendizaje propone desempeños o actuaciones de mayor complejidad para el estudiante.

Opción 3

En esta opción, se diseñan proyectos que articulan varias competencias de diferentes áreas curriculares. Para que el aprendizaje basado en proyectos (ABP) sea viable, se requiere organizar el horario de manera tal que se cuente con espacios y tiempos dedicados al proyecto, lo que rompe con la típica fragmentación del horario por cursos. El logro de aprendizaje propone desempeños o actuaciones de alta complejidad para el estudiante y también de alta demanda de diseño para los docentes.

En suma, las tres opciones de articulación son maneras de abordar la articulación, no son excluyentes una de otra. 

Sin embargo, cuando se trabaja a nivel de proyectos el impacto que se logra es mayor, no solo en la cantidad de competencias abarcadas sino, sobre todo, en la profundidad con la que pueden desarrollarse.

Te propongo que discutas estas opciones con tus colegas, completen la siguiente tabla comparativa y compartan sus resultados en la comunidad de Educared. 

OpcionesActividadesCursoProyectos
Cantidad de competencias articuladas
Tiempo de dedicación del estudiante
Impacto en el aprendizaje
Desafío para el docente
Agrega otras dimensiones…

Map with pin con relleno sólidoSobre el lugar: 

Plaza de España, Madrid (España). Ubicación

Video camera con relleno sólido

Producción y edición: Lea Sulmont

Música original: Adriel Calvelo

2023

Books on shelf con relleno sólidoReferencias:

MINEDU (2016). Currículo Nacional de Educación Básica. Ministerio de Educación del Perú.Consejo Nacional de la Educación (2021). Proyecto Educativo Nacional al 2036. Ministerio de Educación del Perú.

Escribe un comentario

    • Comentarios: 2
    • Valoraciones: 1
           

     

    Publicaciones relacionadas

    Cartilla para familias de estudiantes con Trastorn ...

    Desde Educared, queremos compartir a las familias una guía muy útil elaborada por el Ministerio de Educación en alian ...

    Educación más allá del aula: ¿Cómo atender a ...

    Educación más allá del aula es un conjunto de conversatorios online organizado por Fundación Telefónica y Educared ...

    Educared se une al portal “Aprendo en Casa” de ...

    A través de Fundación Telefónica/Movistar y “la Caixa” Foundation se ha puesto a disposición del Ministerio de E ...