Ricardo Cuenca, ministro de Educación

Noviembre ha sido un mes que será recordado por los peruanos por la secuela de acontecimientos sucedidos, los que llevaron a la sustitución del Presidente Vizcarra, inicialmente por Manuel Merino, que era el Presidente del Congreso de la República, y una semana después, éste reemplazado por Francisco Sagasti.

Se espera que la estabilidad comience a retomarse. El discurso inicial del nuevo Presidente es un llamado justamente a ese propósito.  

Un día después de juramentar como Presidente de la República, Francisco Sagasti nombró a su nuevo gabinete, siendo designado Ministro de Educación del Dr. Ricardo Cuenca. Es un distinguido y reconocido especialista en temas educativos, con larga experiencia nacional e internacional y que se venía desempeñando como Director Ejecutivo del Instituto de Estadios Peruanos.

Durante su permanencia como miembro del Consejo Nacional de Educación tuvo una activa participación en los debates de la elaboración de la Ley Universitaria que finalmente llevaron a la creación de la SUNEDU. Seguramente como ya lo ha expresado el Presidente Sagasti, una de sus tareas será seguir consolidando la implementación de la Ley y de esa importante organización creada.

Además, el nuevo ministro es un investigador permanente de muchos temas educativos, incluidos los de la escuela y el desarrollo docente. 

Para Ricardo Cuenca toda clase de éxitos en momentos muy difíciles para el país y para el sector Educación. El período de gestión es corto y no habrá que pensar en grandes transformaciones, Más bien, asegurar medidas relacionadas con temas como los siguientes:

  1. Relacionadas con la finalización del año escolar 2020. Es indispensable hacer una evaluación objetiva de que funcionó y que no funcionó en el 2020; contar con datos aproximados de los tipos y niveles de aprendizaje adquiridos por los estudiantes, del abandono escolar y traslado de estudiantes de la escuela privada a la pública.
  2. El desarrollo de las tecnologías digitales en educación. Definir las opciones y, a partir de ellas, las prioridades de dicha política. ¿Cuál debe ser la política de adquisición de tabletas? ¿Es sostenible una política de adquisición masiva de tabletas o más bien regulada? ¿Son más prioritarias las tabletas que la conectividad? ¿Cuánto cuestan las diversas opciones y con que presupuesto podría contarse?    
  3. El presupuesto de educación para el 2021. Asegurar las inversiones necesarias e imprescindibles para el inicio y desarrollo del año escolar; en especial en el caso de infraestructura para el retorno a la enseñanza en las escuelas en algún momento del año, la evaluación y mejora de los recursos de la plataforma de Aprendo en Casa para facilitar mejores y más aprendizajes.
  4. Establecer la política relacionada con la educación privada y el traslado de los estudiantes de ese tipo de servicio a la escuela pública. El Minedu ha estimado que los traslados podrían llegar a 300 mil. Preguntas claves son: ¿cuál es el costo de dicha atención?, ¿el presupuesto para el 2021 está en capacidad de atender esos estudiantes sin que la atención de aquellos que ya estaban en la escuela pública se vean afectados? ¿Si llegan a incorporarse a la escuela pública, cual sería el costo estimado por alumno y qué representa en relación a lo invertido el 2020?
  5. Preparar el desarrollo del año escolar 2021. Precisar la política en cuento a aprendizajes, a una mayor autonomía de las escuelas, las estrategias de recuperación de aprendizajes no adquiridos en lo que va de la pandemia y las estrategias de retorno a la presencialidad.

Difícil será pedir más al ministro Cuenca. Más bien apoyarlo en lo que sea posible.

Suscríbete
close slider
Suscríbete a Nuestro Boletín

 

Loading
X