Sobre la Pedagogía Estructurada por Santiago Cueto

Desde hace mucho se ha discutido en educación básica cuáles métodos llevan a mayores niveles de aprendizaje entre los estudiantes. Una forma de agrupar estos métodos es en dos grandes categorías: indirectos, según los cuales el aprendizaje es mayor cuando los estudiantes son liberados para tomar un alto nivel de control sobre qué y cómo se aprende, incluyendo los plazos, trabajando de manera individual pero también grupal. En estos métodos el docente tiene un rol como líder pedagógico; una metodología específica en este grupo es el aprendizaje por descubrimiento. En cambio, los métodos pedagógicos directos proponen un aprendizaje en el que el rol del docente es más directivo sobre los fines, la organización y secuencia de los aprendizajes. Una forma extrema de este segundo método el que ha primado en el Perú, con una forma de enseñar que se resume muy bien en el término dictado de clases, que sugiere un rol pasivo de los estudiantes, limitado a aprender o incluso copiar y memorizar lo que el docente o materiales prescriben. Sin embargo, como se verá abajo, existen formas de organizar los aprendizajes desde metodologías directas que no llegan al extremo del dictado y que generan altos niveles de aprendizaje entre los estudiantes.

En el Perú desde hace ya algún tiempo que se promueve una participación activa de los estudiantes en sus aprendizajes, que no debería ser simplemente un copiador de lo que el docente dicte. Esto no implica necesariamente que se tengan que adoptar métodos indirectos. Recientemente en la investigación internacional se han empezado a promover el enfoque de pedagogía estructurada (en inglés, structured pedagogy). Este enfoque, que se basa en hallazgos sobre programas eficaces de manera repetida en evaluaciones de impacto, sugiere que es indispensable que los docentes planifiquen sesiones de aprendizaje con una estructura clara. Esto supone identificar un propósito para una sesión o conjunto de sesiones, planificar una secuencia de actividades e incorporar materiales y recursos pedagógicos como parte de esta secuencia. En este enfoque los docentes mantienen un rol principal en el liderazgo y la enseñanza, buscando involucrar a los estudiantes también de manera activa. En este enfoque se hace indispensable mantener una estructura flexible, que permita acomodar los intereses y necesidades de los estudiantes, adaptando lo que se haya planificado a los eventos que puedan aparecer durante la implementación. Un componente adicional de la pedagogía estructurada está referido a la importancia de la evaluación y sobre todo la retroalimentación, al grupo y a los individuos; en el Perú este componente se tendría que organizar alrededor de la evaluación formativa, de acuerdo con el enfoque del Currículo Nacional. Se ha comprobado repetidamente que los estudiantes aprenden de la retroalimentación específica sobre su desempeño.

Si bien el enfoque de pedagogía estructurada es abierto alrededor de la definición y componentes sugeridos, hay componentes específicos adicionales que se suelen mencionar como necesarios para su implementación. Estos incluyen: a. Maximizar el tiempo de aprendizaje de los estudiantes; esto supone generar rutinas administrativas y de manejo de las sesiones que permitan un alto involucramiento de los estudiantes; b. Promover el desarrollo de la motivación de los estudiantes y su involucramiento social y emocional con la escuela, el grupo y los aprendizajes; y c. Involucrar a padres, madres y comunidades con la escuela y el trabajo pedagógico, buscando generar ambientes de aprendizaje que trasciendan a la escuela.

Para poder promover un enfoque de pedagogía estructurada, se hace necesario revisar los programas de formación y desarrollo profesional docente. Como se ha sugerido antes, los enfoques pedagógicos tradicionalmente implementados en el aula se han ido a menudo al extremo del dictado, que debería ser erradicado como forma prioritaria de enseñanza, aunque en algunos casos una exposición del docente puede ser una forma preferida para promover aprendizajes entre los estudiantes. Temas pedagógicos como disciplina positiva en el aula, evaluación formativa y atención a estudiantes con necesidades educativas vinculadas con discapacidad son complejos y requieren estrategias específicas, para los que se requiere que los docentes desarrollen habilidades. También resulta indispensable contar con materiales y recursos pedagógicos de alta calidad, alineados con los propósitos generales del sistema educativo. En nuestro país, estos se refieren al enfoque de competencias, de acuerdo con el Currículo Nacional.

Una pregunta vinculada con lo anterior es cómo implementar la pedagogía estructurada en un contexto de educación a distancia como el actual. Las revisiones de estudios y experiencias sugieren, de manera análoga al enfoque de pedagogía estructurada, que el uso de recursos digitales debería seguir un enfoque guiado. En este enfoque es necesario especificar el uso de softwares para el aprendizaje de competencias, el número de horas de aprendizaje mínimo por semana en cada área del currículo (o actividades que integren diferentes áreas), con sesiones específicas alineadas con el enfoque de competencias.

Nada de lo anterior supone llevar adelante las sesiones de aprendizaje tal cual se llevarían en aulas presenciales. Se hace necesario adaptar los aprendizajes al contexto en el que vivimos. Pienso sin embargo que algunos de los principios sugeridos por la pedagogía estructurada, reseñados brevemente arriba, pueden ser relevantes para muchos docentes en su tarea pedagógica. El enfoque de pedagogía estructurada es muy diferente del tradicional de dictado, adoptado en las aulas peruanas. El enfoque estructurado promueve la participación activa de los estudiantes, buscando que todos puedan lograr habilidades que les permitan seguir aprendiendo a lo largo de la vida.

Suscríbete
close slider
Suscríbete a Nuestro Boletín

 

Loading
X