Secuelas de la huelga magisterial

INFORME DE EDUCACIÓN Iniden
Instituto de Investigación para el Desarrollo y la Defensa Nacional

Preparado por Hugo Díaz Díaz
Agosto 2017 Año 26. Nº 8

Secuelas que traerá la huelga
Había concluido agosto y la huelga de los maestros continuaba en varias regiones del país, aunque con un porcentaje lento pero progresivo de reincorporación a las escuelas. Luego, el 2 de setiembre, los dirigentes del denominado Comité
Nacional de Lucha anunciaron la decisión del Congreso Nacional Extraordinario de suspender temporalmente y sin plazo de la huelga. A diferencia de paralizaciones pasadas, queda entre los maestros una mezcla de dos sentimientos: se logró la mayoría de las aspiraciones reivindicativas buscadas desde hace muchos años; a la vez quedó la sensación que aún son una profesión que no tiene el reconocimiento de los gobiernos ni de la sociedad en general.

No puede dejar de advertirse que quienes condujeron la huelga desarrollaron una
estrategia exitosa sustentada principalmente en enfrentar un gobierno débil y sin
estrategias claras. El desenlace del conflicto ha sido principalmente por agotamiento y
no como debería terminar cualquier negociación exitosa: sin vencedores ni vencidos.
La huelga deja varias lecciones. Gobierno y sociedad no deberían descuidar el
tratamiento integral de la política magisterial. El Sindicato y los maestros tendrán que
hacer una evaluación de su accionar y su dirigencia dejar de lado actitudes triunfalistas
y prepotentes. Los padres de familia deberían ser los primeros defensores del derecho
a la educación calidad y a que sus hijos no pierdan clases pues eso les afectará a corto
y largo plazo. El Congreso de la República, en situaciones como ésta, deberá actuar
pensando principalmente en los intereses del país y no en los partidarios o personales.

De inmediato, hay varias situaciones que habrá que enfrentar. La primera es continuar
el diálogo. Necesario, no para seguir ampliando la lista de reivindicaciones sino para
implementar los compromisos a los que se ha llegado. Será condición para sostener la
tranquilidad laboral. Para ello, la Ministra de Educación, Marilú Martens ha anunciado
que a partir de la siguiente semana se instalarán mesas técnicas de trabajo para ir
discutiendo las demandas que cada región había planteado.

El diálogo debe servir, en primer lugar, para generar confianza entre los maestros
respecto de las finalidades, procedimientos y consecuencias de la evaluación del
desempeño. La posibilidad de hacer algunos ajustes a la propuesta oficial y organizar
un plan piloto, podría estar abierta, claro está sin afectar el principio del mérito. En
segundo lugar, luego de cuatro años de aplicación, el diálogo debería servir para que, conservando los principios fundamentales, se identifiquen aspectos de la Ley de
Reforma Magisterial que podrían mejorar o reajustarse. Por ejemplo, evaluar: (i) la
conveniencia de mantener ocho escalas magisteriales en la carrera, (ii) el tiempo en
que cada docente debe ser evaluado en su desempeño y si esa evaluación debería ser
solo un requisito para el ascenso, (iii) la pertinencia de los incentivos y bonificaciones
que contempla la Ley o si deben incorporarse otros que, por ejemplo, atraigan a
buenos profesores a trabajar en las localidades más alejadas o en donde se dan los
peores resultados, (iv) las estrategias y viabilidad de las políticas de incremento salarial
para que el piso salarial llegue hasta una UIT. El compromiso del Ministerio de
Economía y Finanzas y el Banco Central de Reserva será indispensable para asegurar el financiamiento que se requiera en el futuro.

No habría que descuidar la reflexión sobre la recuperación de la motivación y
autoestima del magisterio. El desaliento de los maestros existe, no solo por los bajos
salarios que perciben sino porque cuando llegan a las aulas encuentran una
precariedad de condiciones y ambiente de trabajo que distan mucho de lo que son sus
expectativas y responsabilidades. También se sienten maltratados cuando acuden a
una oficina de la administración y no reciben el trato ni la atención que merecen.

Planificar el desarrollo y conclusión del año escolar. La situación es variada no solo
regionalmente, sino en las instituciones educativas públicas. Unas instituciones
tuvieron que retrasar el inicio del año escolar a causa del Niño Costero, en otras los
días perdidos por la huelga fue muy variable, y un tercer grupo perdió días de clase por
ambas circunstancias. Los planes de recuperación de clases han empezado a formularse, pero tendrán sus límites. Recomendable será que el Ministerio de
Educación, coordinando con los Gobiernos Regionales, vigile el cumplimiento de unos
aprendizajes mínimos, indispensables en los casos de mayor pérdida de clases.

Pero la normalidad de funcionamiento de las escuelas va más allá. Hay un clima de relaciones que tomará tiempo reconstruir entre docentes que hicieron y no hicieron huelga. La situación podría complicarse con la aplicación del Decreto de Urgencia que dicta medidas extraordinarias para el restablecimiento del servicio educativo. Se dispone que el pago de remuneraciones y asignaciones temporales solo rija como contraprestación por el trabajo efectivamente realizado, prohibiéndose el pago por horas y días no laborados. La sola asistencia, con registro o sin él, no da derecho al
pago de remuneraciones. De acuerdo con la norma, no sería posible que los maestros que fueron regularmente a trabajar pero que sus alumnos fueron impedidos de ingresar a la institución educativa, cobren sus remuneraciones. Como se desprende del testimonio de una
maestra no huelguista, su aplicación desalentaría a los profesores que en un próximo
conflicto no deseen participar de la huelga pues igual les descontarán.

¿A los pocos que no acatan huelga, nombrados o contratados, no nos van a pagar? Mejor me iba a la huelga. La mayoría de huelguistas han presionado al director para que los estudiantes no vengan a la escuela. Los que asistimos revisamos los cuadernos, tareas, avanzamos las sesiones y permanecemos en la institución desde la hora de ingreso y hasta la hora salida, siendo la directora quien controla ello. No somos como los otros que firman y se van con complicidad de algunos malos directores. Mary
Fernandez. Portal Educared, 31- 08-2017.

Lo que no tendría vigencia en el Decreto de Urgencia es la norma que autoriza la contratación de profesores para reemplazar a los maestros huelguistas en un plazo de cinco días hábiles luego de aprobado el plan de recuperación de clases. Hubiese ocasionado más problemas que soluciones. No estaba claro el manejo de la situación de los maestros huelguistas que se iban reincorporando y de docentes que empezaban a trabajar como contratados. Las normas no permiten el pago a dos trabajadores por el cumplimiento de la misma función. Además, la incorporación de un docente contratado que reemplace a uno en huelga requiere de estrategias adecuadas que eviten conflictos innecesarios al interior de las escuelas.

Desde el punto de vista pedagógico la normalización de las clases plantea el desafío de articular el Plan de Recuperación con lo que se avanzó hasta antes que comience la
huelga, a la vez que considerar un período de “reenganche” de los estudiantes y los
docentes a la programación que estaban desarrollando. Debe considerarse que la
interrupción de clases ha sido larga y retomar los aprendizajes toma tiempo.

Definir el costo del acta de compromisos y los costos de atención de otras demandas.
¿Vendrán nuevos conflictos laborales con esta suspensión de la huelga? Se conoce de
petitorios de docentes de los institutos y escuelas superiores de educación y de los
docentes de las universidades. Los primeros empiezan a constatar que los aumentos a
los docentes de la educación básica los ponen en situación de desventaja que
reclaman corregir.

Con relación a los compromisos que el Ministerio de Educación ha asumido con el magisterio estatal, presupuestariamente representará un considerable esfuerzo. Durante el 2017 los docentes nombrados de la carrera magisterial mejoraron su RIM en 446 soles mensuales. Para el 2018, el incremento anualizado demandará que el presupuesto crezca en más de 1,250 millones de soles. Hay que añadir los costos de nivelación de remuneraciones para los docentes contratados. Tomando como
referencia las transferencias realizadas en el 2017, la demanda adicional de recursos podría elevarse a 520 millones de soles. A estas cifras hay que sumar el pago de regularización de bonificaciones para directivos, jerárquicos, especialistas y docentes que trabajan en las áreas rurales, las asignaciones por sepelio y luto, el incremento por jubilación anticipada, entre otros compromisos.

El proyecto de presupuesto para el sector público 2018, programa para el Sector
Educación 27,430 millones de soles, superior en 1,250 millones respecto del
presupuesto inicial de apertura del 2017, pero inferior en más de 500 millones de soles al costo de aumentar la RIM de profesores nombrados y nivelar los sueldos de los contratados. Cierto que en el camino el presupuesto sectorial tendrá que
incrementarse, como sucedió este año (en 3,151 millones al 31 de agosto). Importante
será conocer el costo de la totalidad de los acuerdos adoptados con el magisterio y
cuánto queda para las políticas que la actual administración ha previsto ejecutar. ¿Hay
necesidad de redefinir prioridades de política? Ojalá que no, pues lo deseable será que
temas clave como la educación rural, la aplicación de las leyes universitaria y de
institutos y escuelas superiores, no se vean seriamente afectadas.

La perspectiva sindical. La crisis al interior del SUTEP ha sido factor de agravamiento
del conflicto magisterial; resolverla al interior de esta organización es parte de la
solución; es decir, una condición para que el sistema educativo vuelva a su normalidad.
Hay un CEN legitimado legalmente, pero la legitimación real de las bases se ha
trasladado por ahora a los nuevos líderes del Comité Nacional de Lucha, que no
necesariamente han seguido los procedimientos establecidos para ser elegidos. Le será difícil a la actual dirigencia nacional recuperar liderazgo y credibilidad. Requeriría
replantear su estrategia y fortalecer su presencia en las bases.

La Convención Extraordinaria realizada para levantar la huelga ha delegado en el
Comité Nacional de Lucha trabajar por el reconocimiento oficial del sindicato, lo que
en otras palabras significa tomar distancia con el actual CEN del Sutep. La
intransigencia y poco deseo de ser constructivos en alternativas de solución no solo se
mostró durante el conflicto sino luego del anuncio del levantamiento de la huelga. El
diálogo post huelga será harto difícil.

La decisión de iniciar el reconocimiento como sindicato plantea algunas incertidumbres. La principal es ¿cuánto afectará a los maestros, positiva o negativamente, que la unidad sindical se rompa, al oficializarse una nueva rama del sindicato? En medio de esta decisión está el capital que mes a mes miles de maestros depositan a la
Derrama Magisterial como un fondo para su retiro y otros beneficios. Si bien fue creada como una entidad privada, hay que recordar que su acta de constitución se establece que su Directorio está integrado casi íntegramente por representantes sindicales. ¿Tendería a debilitarse en caso de crearse Derramas regionales, como se comenta? Si
bien no será fácil autorizar el funcionamiento de estas organizaciones, de crearse, los maestros deberían demandar respuestas claras sobre la garantía de disponibilidad de sus aportes y sobre la viabilidad de funcionamiento de Derramas regionales. ¿Cuánto afectará a los maestros, positiva o negativamente, que la unidad sindical se rompa, al
oficializarse una nueva rama del sindicato? En medio de esta decisión está el capital que mes a mes miles de maestros depositan a la Derrama Magisterial como un fondo
para su retiro y otros beneficios.

Este Informe, preparado por Hugo Díaz, puede verse en:

http://educared.fundaciontelefonica.com.pe/desafioseducacion/2017/09/04/secuelas-de-la-huelga-magisterial/

Foto: Perú21

Suscríbete
close slider
Suscríbete a Nuestro Boletín

 

Loading
X