Biblioteca de cultura digital de Facebook: recursos para educadores

Casi la mitad de seres humanos usamos medios sociales. De ellos, Facebook encabeza la lista –al menos en números– con más de 1,500 millones de usuarios activos al día –y más de 2,200 millones al mes–. Por eso, la polémica forma como utiliza nuestros datos viene generando serios cuestionamientos en el mundo. Quizá consciente de esta realidad, esta empresa busca ofrecer servicios interesantes que le permitan mejorar su imagen pública.

Uno de estos servicios es la “Biblioteca de cultura digital”, un recurso dirigido a docentes “con el fin de ayudar a los jóvenes a desarrollar las habilidades necesarias para navegar por el mundo digital, consumir información de forma crítica y producir y compartir contenido de manera responsable”. Se trata de una serie de lecciones organizadas en cinco módulos: (i) Privacidad y reputación, (ii) Exploración de la identidad, (iii)  Comportamiento positivo, (iv) Seguridad, e (v) Interacción con la comunidad. Estas lecciones han sido desarrolladas por el proyecto Youth and Media, impulsado por el Berkman Klein Center for Internet & Society de la Universidad de Harvard.

Cada lección incluye una sesión de aprendizaje con diversas herramientas orientadoras como guías, cuestionarios y juegos que pueden aplicarse en clase. Así también, el buscador de lecciones permite seleccionar recursos por edad, tiempo de la actividad, competencias a desarrollar o tipo de contenido.

Captura de pantalla del buscador de lecciones (Fuente: Facebook)
Captura de pantalla del buscador de lecciones (Fuente: Facebook)

Se trata de un recurso muy interesante para explorar y aplicar en los contextos de nuestras escuelas, atendiendo de forma directa la demanda por orientación específica para educar mediáticamente en el aula. Pueden acceder directamente a través de este enlace. ¿Alguno se anima?

[Autoevaluación] ¿Soy competente para enseñar sobre medios?

La competencia mediática no solamente se trata del manejo e incorporación de nuevas tecnologías a las aulas, como hemos mencionado antes en el blogLa interacción que tenemos con los medios y el funcionamiento de estos no solamente implica a las tecnologías, es aún más importante considerar las implicancias culturales de los nuevos medios.

Para ello, debemos cambiar el rol del docente para disminuir la brecha entre las capacidades que los alumnos aprenden fuera de la escuela y las que son enseñadas formalmente. Esto significa que los estudiantes, por más que sean usuarios intensivos de los nuevos medios, no necesariamente tienen las competencias necesarias para descifrarlas y explotarlas. Por lo tanto, es necesario enfatizar en la formación mediática de los mismos docentes.

El rol del maestro en este ámbito debe estar mediado por sus propias competencias. Debemos poder identificar los potenciales riesgos y virtudes de los medios en un entorno de creciente cambio, donde es cada vez más difícil navegar entre información falsa o discernir entre lo real y la ficción, entre otros retos. Por este motivo, un profesor debería poder navegar con soltura entre las diversas capacidades que componen la competencia mediática, como explicamos en esta infografía.

Con el objetivo de evaluar el grado de competencia, elaboramos una herramienta de diagnóstico que fue validada y publicada en un artículo científico de la revista Cultura y Educación. Una muestra de las preguntas que conforman este instrumento son:

¿Soy capaz de…

…distinguir la información de la opinión en una noticia periodística?

…aprovechar diversas tecnologías de acuerdo con mis objetivos didácticos?

…encontrar de manera eficiente la información que requiero en Internet?

…reconocer una producción audiovisual formalmente deficiente?

…advertir riesgos latentes en la red vinculados a la privacidad o la identidad digital?

…definir qué es un medio de comunicación público y decir cuáles existen en mi país?

Ahora: ¿te animas a evaluar tu propio grado de competencia mediática? Te invitamos a participar de esta herramienta HACIENDO CLIC AQUÍ.

[Convocatoria] Taller de competencia mediática en Ica

Siguiendo las experiencias realizadas en años anteriores en las ciudades de Iquitos y en Ayacucho, el próximo viernes 10 de mayo estaremos en Ica para compartir un nuevo taller de competencia mediática dirigido a docentes de todos los niveles y especialidades.

La competencia mediática es la suma de capacidades para interactuar con los medios de forma crítica y creativa (consumiendo o produciendo contenidos). Si quiere saber más, puedes mirar este video explicativo producido para este blog:

El taller que realizaremos en Ica buscará generar un espacio donde podamos discutir los impactos de los medios en los aprendizajes y comprender que nuestra relación con las TIC va mucho más allá de saber manipularlas. Las interacciones con los medios están atravesadas por procesos cognitivos y emocionales de los que sabemos poco y que no consideramos como parte del currículo, como nos explicó el profesor Joan Ferrés en esta charla realizada en el ciclo MayéuTICa.

De esta manera, buscaremos comprender los fundamentos teóricos y prácticos de la competencia mediática para integrarla a nuestra práctica docente de manera transversal. ¿Cómo definirla? ¿Qué dimensiones la componen? ¿Cómo evaluarla?, serán algunas preguntas que intentaremos responder en este espacio.

¿Cómo participar?

INSCRÍBETE AQUÍ

Datos importantes:

  • Fecha: viernes 10 de Mayo
  • Lugar: Hotel Sol de Ica (Capacidad limitada)
  • Dirección: Calle Lima N° 265, Ica
  • Horario: 5:00 pm a 7:00 pm (el registro será desde las 4:30 pm)

“Evitar que los niños usen celulares en clase es aislar todavía más la escuela de la sociedad”. Entrevista a Daniel Cassany

Por: Julio César Mateus (Foto: Diario El Comercio)

Daniel Cassany es filólogo, investigador y profesor de la Facultad de Traducción y Ciencias del Lenguaje en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Desde hace buenos años se ha interesado en la cultura digital y sus efectos en la escritura y en la escuela. Aunque no se sienta especialmente optimista, cree que es mejor vivir la revolución digital con entusiasmo: “no conozco ningún profesor que vaya llorando mientras pide destruir internet para regresar al papel y al libro”. Aquí nos cuenta más sobre cómo ve –y escribe– estas transformaciones culturales. 

¿Hoy se lee menos que antes?

Se lee más, cosas más diversas. Mucho de lo que antes se hacía hablando o interactuando con personas hoy se hace leyendo y escribiendo directamente en Internet: hacer compras, planificar viajes, contactos con amigos… Todo eso se da con una lectura y escritura muy diferente, aparentemente más fácil por la cantidad de recursos y la comodidad del clic, pero no es así. La cantidad de información a la que tenemos acceso hoy cambia totalmente la manera que tenemos de enfrentarnos a la lectura.

En tu libro En-línea. Leer y escribir en la red dices que “es la primera vez que debemos educar para un futuro que ignoramos cómo será” ¿Es la incertidumbre de la revolución digital lo que más angustia a los docentes?

Creo que les inquieta más el presente. Piensa que estás formando un niño desde los 12 y cuando acabe sus estudios tendrá 24; no sabemos cómo será el mundo entonces. Los docentes están inquietos por una situación cada vez más agravada: por una parte, los chicos desarrollan un conjunto de actividades con el celular o la computadora; por la otra, tenemos un currículo de escuela muy conservador, sin mucha capacidad de adaptación o renovación al mundo real. Esto produce una brecha muy grande. El docente llega a clase para explicar algo que se ha preparado muy a consciencia y encuentra a todos sus alumnos prestando atención a la pantalla. Entonces dice “no hay nadie que me mire ni que se concentre en lo que digo… ¿qué hago?, ¿prohibir?”… ¡eso es peor!

Pero los franceses acaban de prohibir el uso de teléfonos móviles en la escuela: ¿es una contradicción?

¡Es un gran error! La escuela tiene que trabajar con las herramientas de la sociedad, con los instrumentos y con las nuevas formas de representación y transmisión de conocimiento. No tiene ningún sentido que los niños anden con teléfonos móviles que tienen un verificador ortográfico y conexión a las redes sociales y que luego estén escribiendo con un sistema distinto en la clase. Lo que hay que hacer es asumir las dificultades que conlleva la tecnología y educar en ellas, enseñar cuándo es el momento de responder mensajes y cuándo estar más atento al profesor. Conviene desarrollar una batería de recursos para gestionar este tema que partan de una política muy clara sobre el uso de dispositivos móviles. Pero evitar que los niños usen celulares en clase es aislar todavía más la escuela de la sociedad, de su comunidad. 

Los docentes más entusiastas sobre las TIC las usan sobre todo para motivar, entonces organizan concursos o “gamifican” las actividades como única manera de integrar estos medios…

Esta es una visión muy epidérmica. Las botellas cambian el vino: el contenido adquiere matices según donde se lo guarde. Una novela clásica de Vargas Llosa o de otro autor peruano la puedes leer en papel o en digital, a diferencia de un blog. Los géneros cambian y debemos atender nuevas formas de producir contenidos con las tecnologías sin quedarnos en lo superficial.

Algunos profesores tienen nostalgia de la longitud y densidad de los textos de antaño. La escritura en red nos obliga a formatos más breves. ¿Se pierde o se gana?

Es una visión muy anclada en el libro, de entender que la unidad esencial es solo escrita. Creo que Internet nos acerca más a la conversación en el sentido en que, por ejemplo, un post es lo escrito, pero también las reacciones que suscita en sus lectores durante un tiempo. Ahora los límites de inicio y fin de los textos son difusos, así como las fronteras de lo que es mío y lo que es del otro. Todo es más cooperativo en la red.

Y son otras capacidades las que se exigen. Hay personas a las que les cuesta escribir un tuit, ¿no?

Ayer una estudiante que venía de una escuela muy tradicional me decía: “cuando llegué a la universidad fue un impacto grande, porque en el colegio tenía que escribir textos de mínimo 20 páginas y ahora me piden resúmenes de máximo tres”. Esta es la realidad. Ahora nadie puede leer tantas páginas en un contexto de sobreexposición a la información. Lo que necesitamos ya no es que nos digan más de lo mismo, sino alguien que sea capaz de decirnos en muy poco espacio cosas más relevantes y significativas. 

Estos nuevos elementos, géneros y capacidades, ¿están ingresando a los currículos?

Muy lentamente. Es la dinámica normal de la escuela, que siempre ha sido una institución conservadora, como el Derecho. Al contrario, la Medicina es una práctica más enfocada en el presente y el futuro. Si hoy se descubre que comiendo una planta se cura el cancer, todos comeremos plantas desde la semana que viene. En cambio, las normas escolares van a otro ritmo. Los estudios sobre cómo se digitaliza una escuela nos dicen que es relativamente fácil poner computadoras, pero cambiar la mente del profesor o el alumno es mucho más lento; lleva varios años.

¿Entonces sirve formalizar estos contenidos?, ¿curricularizarlos?

Es relativo. Ya hay muchos profesores y escuelas que utilizan tecnologías. No creo que el currículo tenga que incluir como géneros la carta, la constancia… y el tuit o el post en Facebook… Pero sí existen profesores que utilizan vídeos o wikis, que son mucho más poderosos porque incluyen la escritura como herramienta de planificación, de creación del guion, de reflexión, y la oralidad como producto final, o la posibilidad de colaborar con los coatuores.

Una de las barreras para integrar TIC al aula es la evaluación, pues pocos docentes cuentan con competencias mediáticas suficientes. ¿Qué está pasando en la formación inicial docente? 

También la preparación docente es conservadora, más centrada en saberes clásicos que en la profesión y en la práctica de aula. Necesitamos una renovación importante en los planes docentes. Muchos profesores apenas egresan de su formación inicial ya se sienten desactualizados. ¿Cómo es posible esto? La institución formadora debe ser más sensible y dinámica.

Un número importante de docentes repiten que enseñan a “nativos digitales” a los que queda poco por enseñar en términos de TIC. ¿Hace daño este concepto?

La de los “nativos digitales” fue una metáfora feliz en su momento, pero ya ha quedado superada; incluso por otras como las de los “residentes o visitantes digitales” que son más representativas. Las metáforas permiten ver las cosas de modo más claro, sobre todo al principio, pero luego hay que ir más allá. Me parece interesante ese fatalismo de quienes dicen “yo soy inmigrante digital, no podré ser como tú, que eres nativo”, pero los maestros, especialmente los de más experiencia, prestan mucha atención a lo que ocurre en el aula y se dan cuenta de que ellos pueden ayudar en esa formación, porque muchos supuestos “nativos digitales” pueden tener muchas lagunas y necesidades básicas de lectura y escritura, analógica o digital.

Los medios de comunicación eran antes un referente donde uno podría aprender, incluso a escribir mejor. Hoy pasa todo lo contrario. ¿Cómo abordar esto?

Es un aspecto terrible, pero menos por la calidad linguística que el tema de la fiabilidad de la noticia y las fake news. Ayer apareció la noticia del reportero de ‘Der Spiegel’ que se inventó personajes… ¡es alucinante! ¿Cómo puede la gente estar tan ciega? Confiamos en unos valores que ya no son ciertos. Este es un tema central de la educación mediática. Vivimos en un mundo donde todos pueden publicar –y está bien que sea así por la libertad de expresión–, cualquier tipo de noticia, cierta o no. Así la red se llena de basura… Entonces tenemos que ser mucho más duchos y finos en el análisis de las noticias. También sobre el tema de la calidad de la escritura podemos decir que estamos en un proceso de cambio de valores: Hoy muchos escriben sin formación previa ni con calidad, pero en cambio conectan con sus audiencias. Un ejemplo son muchos booktubers…

¿Qué opinas de este fenómeno?

Internet crea un conjunto de situaciones y posibilidades… y los más listos son los que las aprovechan, sea para ganar dinero, influencia, poder o conectar con gente. Es interesante desde un punto de vista educativo, pues el acceso a la red constituye un campo de aprendizaje importante para los chicos que aprenden de muchas culturas y desarrollan habilidades antes inimaginables. Hoy puedes encontrar a alguien que conoce todos los géneros y subgéneros del anime japonés sin salir de su casa. En nuestra investigación hemos visto cosas increíbles que aprendían los chicos por su cuenta, como audiencia y como productores o creadores.

Finalmente, en varios textos llamas a ser más tolerante con aquellas formas de comunicación digital “fuera de la ley ortográfica” (mensajes de texto, chats…).

Esto es muy importante porque estamos hablando del valor social que tiene la lengua más allá del contenido de lo que comunicas. La forma influye en las personas. Entonces, se trata de orientar a los chicos diferenciando estas formas: si escribes una comunicación académica no se puede evitar las tildes y las ache, tampoco en un tuit. Pero quizá en un Whatsapp o en Instagram lo podemos hacer de otra manera, del mismo modo que no hablamos como un libro cuando tomamos copas con los amigos. Hay que decir claramente que escribir de manera coloquial y no normativa los mensajes de Whatsapp no tiene consecuencias malas para el sujeto o la lengua. Así lo demuestran las investigaciones hechas.

Textos recomendados:

Tres de cada cuatro estudiantes de educación quieren la educación mediática como parte de su formación básica obligatoria

En el post anterior dimos cuenta de algunos resultados de un estudio relativo a los conocimientos y actitudes de estudiantes de educación peruanos sobre la educación mediática. La investigación reveló que se sienten poco preparados en esta materia, aunque también nos ofrece otros datos que vale la pena discutir en esta nueva entrega.

Una primera cosa es la importancia y urgencia que los futuros docentes asignan a la educación mediática en su formación básica. La percepción que tienen los docentes como actores importantes del proceso educativo es un factor que permite anticipar parcialmente el éxito o fracaso de cualquier proyecto que integre tecnologías, por lo que se justifica plenamente escuchar sus voces.

La siguiente infografía sintetiza los resultados del estudio:

Infografía elaborada por la revista Journal of New Approaches in Educational Research
Infografía elaborada por la revista Journal of New Approaches in Educational Research (haga clic para ampliar)

Otro resultado interesante es que tres de cada cuatro participantes en la encuesta se manifestó a favor de incluir la educación mediática de manera obligatoria en sus planes de estudio: 65% dijo que debía darse para todos los niveles escolares (inicial, primaria y secundaria), 71% como una asignatura específica y 73% coincidió con que debía darse para todos los maestros, sin importar el área curricular.

Así mismo, consultados sobre las razones por las cuales la educación mediática debe promoverse, el 94% dijo que por su importancia para motivar a los estudiantes mientras que el 92% consideró que permite expandir el espacio físico del aula. Del mismo modo, el 85% cree que es útil para empoderar a sus alumnos como ciudadanos críticos, el 82% para personalizar el aprendizaje y el 80% para incorporar una “competencia clave”. Todas las razones para integrar la educación mediática son plausibles, pero debe alertarnos la idea de que la motivación es una de las principales virtudes del uso de los medios en la escuela. ¿Por qué? Sobre todo porque la formación sobre aspectos emocionales vinculados con los medios es casi nula en los programas de estudio de los futuros docentes.

En este sentido, muchos especulamos sobre el poder de los medios sobre nosotros, sus usuarios, pero poco sabemos de los mecanismos conscientes e inconscientes que se activan en estas interacciones, como explicó el Dr. Joan Ferrés en esta charla de MayéuTIC@.

cuadro-2

Por otro lado, la investigación no halló diferencias significativas entre variables como género, edad, tipo de centro de estudio (instituto o universidad) ni lugar de nacimiento, por lo que concluimos que la educación mediática es transversal a distintas clasificaciones y el interés hacia ella es homogéneo en todo el cuerpo docente en formación. Es decir que interesa por igual a profesores de educación inicial y secundaria, hombres y mujeres, etc.

Estos resultados nos recuerdan la necesidad de discutir no solo el nuevo currículo, que ya incluye una “competencia TIC”, sino el impacto de los medios en los planes de estudio de los propios docentes. ¿Estamos incorporando en ellos contenidos que permitan comprender los medios desde una mirada más integral y no solo como herramientas de apoyo en la docencia? En este punto, debemos insistir en que una cosa es la tecnología educativa, sobre la cual ya se viene trabajando hace años, y otra muy distinta la educación mediática, que empieza a asomar en la agenda educativa peruana, aunque todavía sin demasiada fuerza.

Solo el 20% de futuros docentes en el Perú se sienten preparados para educar mediáticamente

Empezamos este blog en agosto de 2017 con la finalidad de promover la educación mediática en el país, especialmente entre los docentes. ¿Qué significa educar mediáticamente? En simple, es formar desde la escuela ciudadanos con capacidades para usar los medios con sentido crítico y creativo. No hablamos solo de enseñarles a manipular aparatos o programas, sino ayudarlos a comprender sus códigos y lenguajes así como los procesos emocionales, las implicancias éticas y legales o los posibles intereses que conllevan su uso (entre otras dimensiones de la competencia mediática que explicamos en esta infografía).

Para que esto ocurra, necesitamos docentes formados mediáticamente. Por una barrera generacional, es probable que la mayoría de profesores en ejercicio –casi medio millón en el Perú– no haya recibido ningún tipo de formación sobre estos temas en el instituto o la facultad. Pero, ¿qué pasa con los casi 50 mil docentes en formación? ¿Cuántos conocen sobre educación mediática y qué actitudes tienen al respecto? ¿Reciben formación específica en sus planes de estudio? Hace unos días publicamos un artículo en la revista New Approaches in Educational Research cuyos hallazgos queremos compartir. (El artículo completo puede descargarse gratuitamente en este enlace).

La investigación aplicó un cuestionario a 501 estudiantes de educación de Lima a fines de 2017. El instrumento fue validado estadísticamente a partir de diversas técnicas para garantizar su fiabilidad y solvencia. Está estructurado en 15 preguntas divididas en tres secciones: la primera indaga sobre sus conocimientos de educación mediática; la segunda sobre sus actitudes frente a ella y la tercera explora las razones por las que considerarían o no integrarla en su práctica docente.

Los resultados indican un muy limitado conocimiento de la educación mediática en los futuros docentes peruanos: menos de 20% de participantes en el estudio se sintieron capaces de definir qué significa y solo el 16% afirmó estar siendo  preparados “de alguna manera” para aplicarla. Los resultados no deben sorprender, pues en el país son contadas las instituciones que la difunden y promueven y el propio Ministerio de Educación no ha incorporado el Currículo para Profesores sobre Alfabetización Mediática e Informacional que la UNESCO publicó el 2012 (puede descargarse aquí).

estudio-docentes-1

En este contexto, la falta de capacitación inicial es percibida como una de las barreras para el desarrollo de la educación en medios. De hecho, fue considerada como un problema más importante que la falta de tecnología en las escuelas. Esto demuestra que debemos repensar la formación docente incorporando temas relevantes para los ciudadanos e invertir en recursos humanos como una prioridad antes que comprar dispositivos de TIC pensados como soluciones mágicas o atajos fáciles para resolver los problemas de calidad educativa.

El acceso a las TIC en las escuelas peruanas es bastante limitado (solo el 25% de las escuelas tienen conexión a Internet y la proporción de computadora por estudiante es de 1 a 6). Sin embargo, a pesar de la urgencia de acortar las brechas tecnológicas en el aula, es inobjetable su presencia en la vida cotidiana de los estudiantes (lo que se comprueba en el número de celulares, por ejemplo), por lo que no debe considerarse el único requisito para la educación en medios.

En un siguiente post, revisaremos otros hallazgos relavantes de este estudio que nos permiten dibujar el panorama sobre el estado de la formación docente en esta materia. ¿Qué opinión le sugieren estos resultados?

¿Cómo empezar la alfabetización mediática en el aula?: la biografía mediática

Por: Julio César Mateus.

Alfabetizar en medios de comunicación es una obligación de la escuela, pues nos permite ejercer un derecho fundamental: el de comunicarnos libre y responsablemente. Pasamos la mitad de nuestro tiempo interactuando con pantallas y muchas de las capacidades que adquirimos se quedan en el terreno informal (como explicamos en este post) y son injustamente desperdiciadas por la escuela. En estos meses, desde que iniciamos este blog, hemos tomado contacto con docentes interesados en empezar a desarrollar proyectos de educación mediática en sus centros educativos y nos preguntan cómo empezar. No importa si eres profe de matemática, inglés, literatura o ciencias, ¡siempre se puede alfabetizar mediáticamente en clase! Aquí compartimos un ejercicio muy simple.

Para empezar, ¿sabemos qué medios usan nuestros estudiantes? ¿Desde cuándo? ¿En qué momento lo hacen y para qué? ¿Qué les gusta y qué les disgusta de esos medios? ¿Cómo interpretan sus contenidos? Una buena manera de calentar motores es proponiendo un ejercicio autobiográfico que aprendimos en un reciente taller en Guatemala y nos gustó mucho (a propósito, en este documento producido por la DW Akademie de Alemania, por ahora solo en inglés, podrán encontrar otros ejercicios y materiales valiosos). Este ejercicio se llama “biografía mediática” y tiene como finalidad reconocer el impacto de los medios en nuestra vida cotidiana y reflexionar al respecto.

Primero, aclaramos los conceptos

Partimos por explicarles qué es un medio de comunicación (podemos hacer una lluvia de ideas en la pizarra con todos los que recuerden y podemos dividirlos entre aquellos “tradicionales”, como el periódico o la radio, y los “digitales”, como los celulares). También les explicamos qué es una biografía, señalando que suele destacar los eventos más importantes de nuestra vida.

Segundo, producimos las biografías

Ahora les pedimos que dibujen en un papel una línea de tiempo donde deben señalar como “hitos”, desde que tengan memoria, aquellos recuerdos importantes en el uso de los medios. En la parte superior de la línea pondremos un “hito positivo” (por ejemplo alguno podrá decir que a los 5 años jugaba en el celular de su madre un jueguito que le gustaba mucho y le enseñaba cosas). En la parte inferior de la línea escribirán aquellos recuerdos que consideren negativos (por ejemplo, que a los 10 años vieron una noticia de un asalto cerca a su casa que les dio mucho miedo). La idea es tener una línea más o menos como la que aparece en la imagen superior de este post y la extensión o complejidad dependerán de la edad de los participantes.

Tercero, compartimos en parejas

Luego les pedimos juntarse en parejas aleatorias y explicarles aquellos hitos que hemos destacado en nuestra línea de tiempo. Al comparar las líneas de tiempo, verán que hay algunas coincidencias y otras diferencias. En cuanto a las coincidencias, es importante hacerles notar que las generaciones muchas veces están marcadas por hitos mediáticos (por ejemplo para la generación del 60, la llegada del humano a la luna vista por tele, o para la generación del 80, el intercambio de cassettes con canciones de moda). Por otro lado, las diferencias pueden servirnos para recordar que el acceso a los medios no siempre es equitativo: quizá alguno que vivía en un pueblo alejado no conoció el cine sino hasta que viajó a una ciudad; u otro que nació en una ciudad nunca le prestó tanta atención a la radio.

Cuarto, reflexionamos en conjunto

En sesión plenaria pedimos a cada uno que presente la biografía de su compañero observando las coincidencias y diferencias que más le llamaron la atención. Finalmente, proponemos una serie de preguntas que pueden ayudar al intercambio de ideas: ¿Qué ha cambiado en el uso de medios a lo largo de los años? ¿Por qué preferimos unos medios a otros o los asociamos con determinadas ideas o prejuicios? ¿Consideramos que nuestra dieta mediática (es decir, el uso cotidiano que hacemos de los medios) es balanceado? ¿Por qué sí o por qué no? ¿Somos conscientes de los impactos emocionales que producen los medios en nosotros? ¿Qué sentimos al respecto? ¿Qué pensamos del hecho de que los mensajes que viajan en los medios sean interpretados de forma distinta por cada persona? ¿De qué depende que hagamos tal o cual interpretación? ¿Entendemos que los medios son productos culturales importantes para una comunidad?

En suma…

Este primer ejercicio podría servirnos, además para reflexionar, para saber, como docentes, el tipo de relación que nuestros estudiantes han ido construyendo con los medios. Si detectamos, por ejemplo, que muchos usan un medio determinado de manera constante o que consumen determinado programa, ¿podríamos aprovechar esa situación para vincularla con nuestro trabajo en el aula o el desarrollo de algún tema del currículo?

¡Esperamos puedan llevar a cabo este ejercicio y comentarnos sus experiencias!

[Convocatoria] Taller de competencia mediática en Ayacucho

El próximo jueves 9 de agosto invitamos a todos los docentes, autoridades escolares y estudiantes de educación a participar del taller de competencia mediática en la escuela que organizamos en Ayacucho.

Como venimos comentando en este blog, el desarrollo de capacidades para interactuar con los medios de comunicación es un derecho humano que no estamos atendiendo en la escuela. En este contexto, el primer objetivo del taller será comprender los fundamentos teóricos y prácticos de la competencia mediática. ¿Cómo definirla? ¿Qué dimensiones la componen? Y lo más importante, ¿cómo podemos integrarla a nuestra práctica docente?

Nuestra relación con estas tecnologías va mucho más allá de saber manipularlas: está atravesada por procesos cognitivos y emocionales de los que sabemos poco y que no consideramos como parte del currículo. A diferencia de otros países, no contamos en nuestras escuelas con  asignaturas específicas donde aprendamos sobre planos audiovisuales, por ejemplo, ni donde discutamos sobre la construcción de una noticia o el impacto de un spot publicitario. Tampoco estamos preparados para ellos, pues la formación docente que hemos recibido rara vez incluye estos temas, imprescindibles para nuestros estudiantes (y nosotros mismos) puedan sacar provecho de la interacción cotidiana con los medios de comunicación.

Sin embargo, fuera de la escuela nuestros estudiantes usan estos medios de forma muy activa, desarrollando informalmente capacidades que desaprovechamos en el aula. Este taller busca comprender los fundamentos de la competencia mediática para producir de forma colaborativa material básico que nos permita integrarla a nuestra práctica docente de manera transversal. Asimismo, compartiremos con los participantes del taller recursos que nos que nos permitan entender mejor y desarrollar la competencia mediática en clase.

¿Cómo participar?

INSCRÍBETE AQUÍ

Como preparación para el taller, además, les pedimos ver este video introductorio, disponible en nuestro blog. Así también, es imprescindible llegar ideas para crear sesiones de aprendizaje relacionadas con las diversas dimensiones de la competencia mediática y las áreas curriculares que más nos interesen.

Datos importantes:

  • Día: jueves 9 de agosto de 2018
  • Hora: 5.00-7.00 PM
  • Lugar: DM Hotel (Jr. 09 de Diciembre 184 Huamanga – Ayacucho)
  • Cupos: 100 personas
  • Se emitirá una Constancia de Participación que se enviará una semana después del evento al correo electrónico de los interesados.
Suscríbete
close slider
Suscríbete a Nuestro Boletín

 

Loading
X