La huelga ¿hasta cuándo?

El 15 de junio empezó la paralización de docentes en la ciudad del Cusco y luego se fue extendiendo progresivamente hasta cubrir casi el 80% de las regiones del país. Es una huelga sui generis pues a diferencia de otras que eran comandadas por el Comité Ejecutivo Nacional del SUTEP, en esa ocasión está dirigida por movimientos regionales del sindicato, no necesariamente elegidos previamente como representantes. La otra característica es la presentación de pliegos de reclamos diferentes, aunque no se puede negar que la estrategia de actuación haya sido muy bien coordinada.

La huelga, a medida que crecía, obligó a entrar en un diálogo con los dirigentes regionales. Fue en Cusco el primer contacto y en donde el Ministerio de Educación cobró su primera víctima: el Viceministro de Gestión Institucional el cual renunció. Luego en Lima, se ingresó en un diálogo que comprometió a la Ministra de Educación, el Presidente del Consejo de Ministros y hasta el Presidente de la República. En un último intento, congresistas de las diversas bancadas, excepto de la mayoría, entraron como mediadores. Lamentablemente todos estos esfuerzos fueron en vano. No se firmó un acuerdo de levantamiento de huelga y ésta continua.

Ciertamente que la mayor preocupación está en el impacto que este conflicto tiene en los estudiantes; no solo en el corto plazo con la pérdida de horas de clase, sino a un plazo mayor. Por lo pronto, muchos de los alumnos que terminen la secundaria tendrán dificultades para presentarse a tiempo a los centros de educación superior para continuar estudios. Pero el impacto mayor está en cuánto dejan de aprender los estudiantes en un país como el nuestro que tiene una secundaria de cinco años y no de seis como es en la mayoría de países.

Que recuerde, esta es la huelga en la que un gobierno ha cedido en el mayor número de pedidos de los sindicatos. Acaba de publicar un Decreto de Urgencia que representa una expresión del compromiso que asume de cumplir con los ofrecimientos establecidos.

No obstante, la huelga continúa y muchos nos preguntamos por qué. Ciertamente que en ella hay un trasfondo que va más allá de las reivindicaciones de los maestros estatales. Hay motivaciones políticas que no son compartidas por la gran mayoría del magisterio nacional.

Esta paralización dejará varias lecciones para todos. Una de las más importantes para el gobierno es recordar siempre que no hay que descuidar el tratamiento integral de la política magisterial. La sociedad en general debe recordar que una nación logra una educación de calidad solamente cuando valora a sus maestros y la población debe vigilar porque ello se cumpla. Los maestros deben recordar que su finalidad principal y más preciada es que sus estudiantes logren los aprendizajes que necesitan y que ninguno fracase. Los padres de familia y los estudiantes deben recordar que la educación es un derecho y que por lo tanto tienen la potestad de reclamarlo. No se deja de mencionar al Congreso de la República en donde los representantes de las bancadas deben pensar ante todo en el país y no en los intereses partidarios o personales. Tampoco al Sindicato que tendrá que hacer una evaluación profunda de su accionar y hacer los correctivos que sean necesarios, también dejando de lado intereses particulares.

Son circunstancias muy penosas las que vivimos. El país se está jugando mucho con esta huelga. Solo queda esperar que pronto los buenos maestros en paro recapaciten, regresen a sus aulas y eviten ser manipulados. Ya se ha conseguido los que se buscaba. Las decisiones que adopten respecto del futuro del Sindicato serán claves.

Ver link: Decreto de Urgencia

IP Noticias – DECRETO DE URGENCIA N° 011-2017

Comunicado del Ministerio de Educación sobre Acuerdos adoptados con el Sindicado de Educadores

http://www.minedu.gob.pe/n/noticia.php?id=44039

Comunicado del Consejo nacional de Educación

CNE Declaración Pública sobre huelga magisterial.

Suscríbete
close slider
Suscríbete a Nuestro Boletín

 

Loading
X