Cartilla para familias de estudiantes con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)

Desde Educared, queremos compartir a las familias una guía muy útil elaborada por el Ministerio de Educación en alianza con la Asociación Peruana de Déficit de Atención (APDA).

La Cartilla para familias de estudiantes con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) les permitirá brindar el apoyo educativo necesario para niños y niñas con TDAH.

Estas orientaciones tienen como propósito apoyar en el proceso de acompañamiento de las actividades escolares y de la vida diaria de los y las estudiantes con TDAH.

Te invitamos a descargar este material en el siguiente enlace:

Las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) durante la cuarentena

Desde que se dio la medida de aislamiento social en nuestro país, a raíz del Covid-19, ya han pasado varios días y la mayoría de personas están adaptándose a la idea de quedarse en casa y respetar ello, por su bien y el de toda la sociedad.

En ese contexto, el Estado Peruano dictó diversas normas, dentro de las cuales se incluyeron  algunas medidas para la asistencia y cuidado de personas con discapacidad, que también están acatando el confinamiento, pero no se tomó en cuenta a las personas mismas que están en situación de vulnerabilidad, entre ellas, personas con TEA.

Así, dicha situación ha generado que se tomen otras medidas alternas, como la que expresó el mandatario Martín Vizcarra el miércoles 01 de abril de los corrientes, haciendo referencia a la flexibilidad que se tendrá con los niños, niñas o adultos con condición de autismo durante el Estado de Emergencia Nacional. En efecto, el mandatario señaló que las personas que estén a cargo de niños, niñas, jóvenes o adultos con autismo, deberán tramitar el respectivo pase terapéutico para que éstos puedan gozar del libre tránsito por un tiempo prudencial de 15 minutos, buscando de esa forma atender y colaborar con las necesidades de esta población vulnerable.

https://www.gob.pe/paselaboral/request_new

This image has an empty alt attribute; its file name is 91898776_3579350468801646_4448901625423069184_o.jpg

¿Por qué es importante que las personas con TEA puedan salir de sus viviendas por un tiempo prudencial?

Las personas con TEA, debido a sus características y sobre la base de una recomendación médica, deben de salir de sus viviendas. Pero también hay otras consideraciones que se deben trabajar desde casa y ser contenidas por las familias, ya que a ellos les cuesta mucho adaptarse a los cambios bruscos como los que vienen ocurriendo con ocasión de esta pandemia mundial.

Uno de los efectos que ha producido dicha situación en las personas con TEA es el cambio de sus esquemas. Esto les provoca mucha ansiedad, que se manifiesta en sus conductas que pueden llegar a ser bastantes disruptivas. En algunos casos tendrán que cambiar violentamente de hábitos, como por ejemplo llevar las terapias de manera virtual y ya no de manera presencial, por un buen tiempo.

Definitivamente, como cualquier persona ellos también pueden responder ante esta situación de aislamiento, de incertidumbre y de miedo de diferentes maneras, lo cual dependerá de las características del niño, niña o adulto, su familia y su entorno físico. Lo importante es prestar atención a sus respuestas de autorregulación, conductas repetitivas o de irritabilidad, para evitar mayores riesgos que conlleven a autolesionarse o lesionar a cualquier miembro de su familia.

Recomendaciones para la familia:

  • Intentar seguir con la mayoría de las rutinas establecidas en casa, como los horarios para acostarse, pero crear otras como las de aseo con horarios determinados para cumplir con las medidas de sanidad, por ejemplo.
  • Dentro de los horarios establecidos es importante considerar las horas de ocio, incluyendo los paseos de 15 minutos fuera de casa.
  • Las rutinas y horarios para el uso de la tecnología deben estar bien establecidos para que las personas con TEA no abusen de ello.
  • Hacer uso de pictogramas, como los recomendados en EDUCARED.
  • Hacer uso adecuado de la información relacionada al COVID-19.
  • Explicar claramente en qué consiste la enfermedad. Para ello pueden hacer uso de videos, canciones, juegos, cuentos sencillos y didácticos pero que no los alarme, sino más bien que profundicen en la idea de la importancia de la higiene.
  • Cada vez que pregunten con ansiedad o de manera repetitiva, cambiar el foco de atención y proponer actividades divertidas que sean de su gusto como ver películas, ver su serie favorita, pintar, leer un libro o cualquier otra de su interés.
  • Los más pequeños pueden realizar actividades sensoriales como el uso de masas, frijoles, algodón, materiales con diferentes olores, etc., o actividades recreativas como participar de juegos de mesa, jugar con material reciclado, disfrazarse, preparar recetas sencillas y divertidas u otros, dejando que despierte su creatividad.
  • Es necesario que las actividades le permitan desplazarse dentro de la casa y que promuevan el movimiento.
  • En caso la familia sienta que la situación conductual o emocional se está desbordando es necesario que se comuniquen con el médico que los atiende para el apoyo respectivo.

En general, las familias deben aprovechar esta situación para reflexionar sobre cómo la vida a veces los coloca en situaciones inesperadas que alteran una rutina establecida y sacar lecciones de esto. Así, en el caso de las personas con TEA, donde  el nivel de ansiedad es mayor, el rol de las familias debe ser básicamente el de ayudar, estableciendo planes de acción en casa, siendo crucial que las cabeza de familia se encuentren emocionalmente tranquilos para que transmitan calma y seguridad a sus hijos, lo que se verá reflejado en sus comportamientos.

Finalmente, debemos mencionar que el día 02 de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, oportunidad que sirve para  reconocer en medio de esta crisis sanitaria los derechos de las personas con TEA y la necesidad de protegerlos. Por ello, mi pedido especial a que la sociedad peruana respete, sea solidaria y comprenda la importancia para estas personas el salir de casa por un breve tiempo, evitando situaciones que puedan afectarlos.

Especialista Pina Durán García
Responsable del Área de Apoyo al Aprendizaje
Colegio SS CC Recoleta
Sub-Directora de la Red de Colegio Privados Inclusivos

Si quieres más información sobre el TEA, mira este video sobre mitos y verdades del autismo:

Minedu debe Garantizar acceso a Educación a estudiantes con discapacidad y con otras necesidades educativas


  • Colegios públicos y privados deben reservar como mínimo dos vacantes por aula para estudiantes con discapacidad.
  • La matrícula no está condicionada a la presentación de certificado médico de discapacidad.

La Defensoría del Pueblo hace un llamado al Ministerio de Educación (Minedu) y a las direcciones regionales de educación para garantizar que los estudiantes con discapacidad y con otras necesidades educativas (por déficit de atención, hiperactividad, dislexia, discalculia y otros) tengan acceso a educación inclusiva de calidad, gratuita y en igualdad de condiciones.

Malena Pineda, jefa del Programa de Defensa y Promoción de Derechos de las Personas con Discapacidad señaló que las personas con discapacidad tienen más probabilidades de no asistir a un colegio o abandonar las clases cuando les niegan la matrícula, no son accesibles, o no realizan adaptaciones y ajustes razonables para atender sus necesidades educativas.

Recordó que en el caso de las instituciones educativas privadas, éstas no deben trasladar sus obligaciones a los padres de estudiantes con discapacidad para la contratación de profesores sombra, adaptaciones o cobrarles doble pensión.

Asimismo, que si bien el D.U. Nº 002-2020 prohíbe el condicionamiento de la permanencia en un colegio privado, al pago de montos por adaptabilidad, accesibilidad y/o adecuación para personas con necesidades educativas especiales asociadas a discapacidad, esta norma no protege a los estudiantes con dislexia, hiperactividad, y otras necesidades educativas.

Pineda, invocó a todas las instituciones educativas públicas y privadas a cumplir con su obligación de reservar como mínimo dos vacantes por aula para estudiantes con discapacidad, realizar ajustes razonables y adaptaciones curriculares que correspondan a cada necesidad educativa; a prestar el servicio educativo sin discriminación ni condicionamiento a la presentación de certificados de discapacidad o informes médicos.

Cabe señalar que en diciembre de 2019, la Defensoría del Pueblo emitió el Informe Defensorial N° 183 luego de supervisar 779 instituciones educativas en todo el país mostrando cifras alarmantes: solo el 11.96 % de la población con discapacidad en edad escolar accedió al sistema educativo y solo el 0.7 % de los colegios son accesibles.

Asimismo, un 95 % de los colegios supervisados no recibieron materiales didácticos inclusivos, el 87 % de los Servicios de Apoyo y Asesoramiento a las Necesidades Educativas Especiales no cuentan con presupuesto para fortalecer sus capacidades y el 60 % de las direcciones regionales y locales de educación manifestaron que la falta de capacitación docente es uno de los principales factores que limitan la implementación de la política de educación inclusiva desde el 2003.

Fuente: defensoria.gob.pe

¿Cómo usar internet para decidir nuestro voto en las elecciones?

Ser un ciudadano digital implica saber usar los medios de comunicación para informarse y participar políticamente en el destino del país.

En los últimos años, la discusión acerca de los efectos de la tecnología y los medios sociales en los contextos electorales ha tenido un tono distópico. Las fake news, el tráfico de datos personales y el despliegue de estrategias de manipulación psicológica han sido los ejes de una conversación que estaría incompleta si se dejan de mencionar los beneficios que trae el flujo de información.

Con herramientas que nos faciliten navegar a través de la enorme cantidad de datos que aloja la red, podemos encontrar información valiosa que nos ayude a tomar mejores decisiones.

Eso es lo que permiten las plataformas que medios de comunicación, instituciones públicas y ciudadanos han puesto a disposición de todos los peruanos con miras a las elecciones congresales extraordinarias del próximo domingo 26 de enero. A continuación, algunas de ellas y sus principales características.

Voto informado. Esta plataforma es desarrollada por el Jurado Nacional de Elecciones y permite consultar las hojas de vida de todos los candidatos al congreso. También cuenta con herramientas que permiten comparar candidatos y hacer búsqueda avanzada de postulantes filtrando, por ejemplo, a aquellos que no tienen estudios superiores culminados o han declarado sentencias civiles.

Decide bien. Esta iniciativa del politólogo José Incio, ahora patrocinada por la Asociación Civil Transparencia, permite filtrar a los candidatos bajo criterios combinados (por ejemplo, personas sin sentencias que promuevan la equidad de género y no hayan sido parte del parlamento disuelto). Asimismo, ofrece un resumen general de los partidos contabilizando cinco criterios: sentencias penales, otras sentencias, inclusión de género, experiencia política y excongresistas.

Candidatos 2020. La Presidencia del Consejo de Ministros también ha puesto a disposición esta plataforma que permite revisar, además de las hojas de vida, los procesos penales en trámite de los candidatos, y por qué tipo de delito vienen siendo investigados. Sumado a esto, el Departamento Central de Riesgos de la SBS ha puesto a disposición la información acerca del riesgo financiero y crediticio de los candidatos.

Elecciones 2020. En este especial de El Comercio se muestran las hojas de vida de forma más simplificada. Con una presentación visualmente más agradable que otras opciones, esta resulta la ideal para aquellos que no disponen de mucho tiempo para revisar la información de los postulantes.

Congreso 2020. TV Perú, por su parte, viene produciendo y transmitiendo el programa Congreso 2020. En este espacio, los candidatos presentan sus principales propuestas en algunos pocos minutos. Todos los episodios están subidos y organizados en una lista de reproducción de YouTube.

En tiempos digitales, son menos las excusas para rifar nuestro voto. Un voto informado es un voto comprometido con el país y su futuro.

Más que botones y pantallas. ¿Por qué la escuela debe formar en tecnologías? (*)

Pedir comida, pagar un recibo del banco, leer una noticia o compartir un video en medios sociales. Dos clics y ya está. Casi no existe faceta de nuestra vida que no sea mediada por alguna tecnología. ¿Nos educa la escuela para interactuar críticamente con ella?

La tecnología digital es el aire del mundo en que vivimos. Pero la forma como aprendemos a interactuar con ella proviene más de la intuición que de una propuesta coherente e integral ofrecida por la escuela. No confundamos: aprender con tecnologías no es lo mismo que aprender sobre ellas. Ya es hora de que las instituciones educativas también se hagan cargo.

No era solo comprar aparatitos

Con la ola digital, el sistema escolar reaccionó comprando tecnología con la idea de no quedar rezagado y responder a lo que parecía una tormenta perfecta. Algunas instituciones privadas lo hicieron adquiriendo smartboards, tablets y software de todo tipo. También el propio Estado participó con proyectos millonarios como “Una Computadora por Niño”, que pretendía dotar a los escolares de escuelas públicas con una laptop con acceso a internet.

Para muchos docentes, más allá del entusiasmo, esto significó una amenaza, pues por obvios temas de edad no habían sido formados en ese mundo digital para el que ahora deben formar a sus alumnos. Tampoco ayudó el falso cuento de los “nativos digitales” que aún hace creer a muchos que los niños nacen con capacidades naturales para entenderse con tecnologías, confundiendo su facilidad para manipular los celulares de sus padres con una competencia entrenada para interactuar críticamente con ellos.

Dudar y experimentar

Si las transformaciones culturales profundas no son discutidas sino aceptadas con una sonrisa, las tecnologías solo servirán para fines cosméticos. Mejor es preguntarse para qué sirven tantos chiches con pantallitas. Qué aportan al proceso de aprendizaje. La presencia de dispositivos no debe ser un símbolo de estatus, sino una oportunidad para replantear el modelo formativo. (A propósito: flaco favor el que llamemos a los “docentes innovadores” a quienes usan algún aparatejo solo por el hecho de hacerlo).

Para Lea Sulmont, consejera del Consejo Nacional de Educación y experta en tecnología educativa, “la integración, pero, sobre todo, el aprovechamiento de las tecnologías en el contexto escolar (no solo en el aula), es una oportunidad para tender puentes entre la escuela y la vida cotidiana”. De eso se trata.

Felizmente, hoy existe mayor consenso sobre la urgencia de formar en un uso crítico de las tecnologías –o desarrollar competencias que no se limiten a saber usarlas—. Además, la justificación para esto no debe ser solo la de preparar a los chicos para enfrentar un mundo laboral incierto –con la amenaza de robotizar todas las ocupaciones posibles–, sino la de cumplir con un derecho ciudadano. Dicho en simple: la escuela debe enseñarnos a comunicarnos en formatos y medios más allá del escrito porque son los nuevos lenguajes con los que nos relacionamos.

Sabemos que no es posible ser un sujeto autónomo sin nociones básicas para reconocer noticias falsas o proteger nuestros datos personales (¡hoy que nos piden DNI y teléfono para cualquier cosa!). La tecnología es una caja negra y la escuela es el lugar para revelarla.

La competencia TIC en el currículo peruano

El nuevo currículo peruano, vigente desde 2017, introduce una competencia que atraviesa a todas las áreas curriculares y se denomina “Competencia TIC”. No es una asignatura de computación, sino un conjunto de capacidades que permiten a los estudiantes desenvolverse en entornos virtuales de forma responsable y ética. Esto incluye saber buscar y evaluar información que proviene de los medios, así como modificar y crear contenidos en estas plataformas y participar de comunidades on-line.

Para apropiarnos de la tecnología con actitud crítica y desarrollar la capacidad de aprovecharla para nuestros propios fines es un requisito conocer sus códigos y posibilidades expresivas, así como valorar la calidad de sus contenidos. Aquí la preparación de los docentes y de los propios padres de familia es una necesidad concreta. “Este año se ha actualizado el Marco del Buen Desempeño Docente y el Ministerio está avanzando en programas de capacitación en esta línea”, advierte Sulmont.

El profesor Juan Cadillo, finalista del Global Teacher Prize 2017 y ganador de las Palmas Magisteriales, recuerda que la sola inclusión de esta competencia no asegura una integración rápida de las tecnologías, ya que requiere de otros factores como la infraestructura, los recursos didácticos y la formación y actitud del docente. Pero el hecho de que exista ya es un primer paso para que las escuelas piensen la educación en tecnologías más allá de botones y pantallas.

Los retos inmediatos

Para Lea Sulmont, el éxito de la Competencia TIC en las escuelas debe atender a cuatro retos principales:

  1. Formar a los docentes con competencias digitales desde un enfoque superior al instrumental.
  2. Contar con condiciones mínimas: Conectividad, soporte, políticas de uso, equipamiento y asistencia técnica y pedagógica.
  3. Acelerar la reflexión sobre el desarrollo de una educación basada en competencias y renovar las metodologías, espacios, recursos y prácticas docentes.
  4. Trabajar de forma colaborativa entre docentes para repensar las experiencias de aprendizaje y las formas de implementar proyectos interdisciplinarios en la escuela.

(*) Artículo publicado originalmente en la Revista Padres el 18 de setiembre de 2019.

¿Educar es “curar contenido”?

Curar contenido consiste en seleccionar y comentar contenido proveniente de diferentes fuentes, teniendo en cuenta su originalidad, reputación y veracidad. Por ejemplo: noticias, artículos, imágenes y cualquier mensaje que encontremos en los medios. De esta forma, el curador de contenidos actúa como lo haría el “discjockey” o DJ para una radio, como un chef en su cocina, o en términos educativos, como los maestros en la creación y diseño de currículos de estudios. ¿Qué beneficios tiene y en qué ámbitos es útil?

En tiempos de exceso de información, inmediatez de transmisión de datos y noticias falsas, la curación de contenido toma un lugar importante en los entornos digitales. Teniendo en cuenta que existe demasiado por ver en la web, es necesario enfocarse con mayor ahínco en la gestión de la información presente. La curación de contenido se emplea desde sitios de internet especializados (como este blog) hasta los perfiles de celebridades y políticos en redes sociales, e incluso, nuestras propias cuentas sociales.

Si bien es ideal, generar nuevas piezas de datos no siempre se cuenta con el tiempo y recursos necesarios. La ventaja de esta actividad es que ahorramos el gasto de energía y trabajo en crear contenido interesante o novedoso. Del mismo modo, ayuda a crear alianzas o posicionarnos en el entorno en el que queremos estar presentes. Asimismo, no siempre estamos a la vanguardia de cuanto tema o conocimiento aparezca. Por lo tanto, es vital apoyarnos en información creada por expertos en sus respectivas áreas.

¿Qué rol tiene la curación de contenidos en la educación? Justamente, orientar los contenidos en línea hacia aprendizajes positivos y útiles puede ayudar a una mejor experiencia y crecimiento de los estudiantes y profesores. Tengamos en cuenta que hoy, más que enfatizar el aprendizaje memorístico, debemos enfocarnos en desarrollar habilidades de gestión y búsqueda. Los trabajos de investigación, por ejemplo, son un ejercicio de curación de contenido excelente. ¿Qué fuentes son fiables? ¿Qué puedo agregar a lo que ya se ha dicho?

A tomar en cuenta: la curación de contenido no solamente se refiere a la recolección de fuentes, sino al comentario y aporte que podemos hacer en base a esta selección.

Más sobre curación de contenido: El fenómeno de los booktubers: ¿qué podemos aprender los educadores?

Día Internacional de las Personas con Discapacidad 2019

¿El reto hoy Día Internacional de las Personas con Discapacidad? Seguir avanzando hacia la inclusión y no perder los derechos adquiridos hasta el momento.

Cifra: el 15 por ciento de la población mundial vive con algún tipo de discapacidad (una de cada siete personas aproximadamente, según datos de Naciones Unidas).

¿Acciones preparadas? Desde diversas entidades, asociaciones e instituciones celebran este día en todo el mundo para apoyar los derechos y la inclusión de las personas con discapacidad.

Todas las acciones se podrán seguir en redes sociales con la etiqueta #DiaInternacionalDeLasPersonasConDiscapacidad.

Es importante y recomendado conocer el mensaje del Secretario General António Guterres quién a través de su Estrategia de las Naciones Unidas (ONU) para la inclusión de la discapacidad (EN), muestra el compromiso de hacer que las Naciones Unidas sean una organización inclusiva para todos.

Naciones Unidas está concienciada y comprometida con los derechos, y en este caso, ha hecho de la igualdad e inclusión de las personas con discapacidad uno de sus retos primordiales. En esta etapa de cambio y evolución, con un ambicioso objetivo de desarrollo sostenible para 2030, quieren que las personas con discapacidad puedan formar parte activa de este progreso.

 

Naciones Unidas y las personas con discapacidad

Este 3 de diciembre su evento central se celebrará en Nueva York.

La sede de la ONU en esta ciudad celebrará diversas acciones y un panel de debate para proponer y analizar iniciativas reales que puedan hacer viable y posible la inclusión de las personas con discapacidad.

Además se celebrará el evento “Deporte para todos por la paz y el desarrollo”.

El Secretario General de la ONU para Naciones Unidas afirma que “hemos visto progresos importantes en la construcción de un mundo inclusivo para todos”, pero pese a que casi todos los estados miembros han ratificado la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, aún quedan países por unirse a esta convención.

 

A continuación el mensaje completo del secretario general de la ONU en Youtube:

 

Publicado originalmenete en Discapnet.

El lugar de la tecnología y la cultura digital en el discurso educativo contemporáneo

¿Es la educación de nuestros días un asunto más económico que político? ¿Quién determina cuáles son las competencias formativas? ¿Qué discursos se ocultan en los intereses tecnológicos? Este ensayo, publicado por la revista Chasqui, discute el impacto de la tecnología y la cultura digital en el discurso educativo contemporáneo.

Leamos unos extractos:

La escuela y la tecnología son dispositivos sociales que sintetizan las visiones de progreso y desarrollo de una sociedad, lo que las hace interdependientes. En el sistema de producción premoderno los oficios se heredaban y aprendían de forma directa bajo la tutela de un maestro; en el sistema industrial, la escuela imitó el modelo fordista; y hoy, en la posmodernidad, los relatos sobre la sociedad (que somos y queremos ser) parecen menos definidos, pero siempre coinciden en ubicar como protagonista a las tecnologías digitales.

La novedad de los medios emergentes, así como la digitalización de la mayoría de los procesos mediáticos, determinan un discurso que reclama con urgencia el desarrollo de competencias digitales. Este discurso global, sin embargo, oculta y sanciona sensibilidades diferentes sobre el papel de las tecnologías en la escuela.

De hecho, diversas investigaciones han mostrado que la defensa pública que muchos docentes realizan de las TIC dista de sus prácticas reales o se presenta como una estrategia de defensa para no ser acusados de “retrógrados”, “anacrónicos” o “ignorantes” (Bladergroen, Chigona, Bytheway, Cox, & van Zyl, 2012). Al respecto, un reciente artículo de The Economist (2017) sobre el papel de la tecnología educativa en la escuela actual, recuerda que el psicólogo conductista Skinner, en 1984, sancionó cualquier forma de oposición a la tecnología en la educación como una “vergüenza”.

Por otro lado, la promesa revolucionaria del Internet de las Cosas y las economías colaborativas van generado un impacto tal en el discurso social que la competitividad de los países empieza a valorarse en gran medida a partir de su nivel de digitalización. Por cierto, este discurso casi nunca discute los riesgos y problemas que aspectos como la “uberización del trabajo” o el “efecto Airbnb” traen consigo (como la creación de informalidad o la precarización de las condiciones laborales, por ejemplo).

Otros expertos discrepan y sostienen que la digitalización es un espejismo, pues si bien mejora ostensiblemente aspectos relacionados con la infraestructura de la comunicación —ubicuidad, asincronía, velocidad, portabilidad, etc.— no ha significado un aumento apreciable de la productividad (Nosengo, 2017). Según Robert Gordon, economista de la Universidad de Northwestern, y autor de The Rise and Fall of American Growth, la productividad crece hoy menos que a comienzos del siglo anterior y dentro de 10 años, la economía digital como paradigma se habrá agotado. En ese sentido, revoluciones tecnológicas como la bombilla eléctrica, las alcantarillas o los tocadiscos resultaron mucho más trascendentales en términos económicos y sociales.

El historiador Ian Mortimer (2018) cuestionó en un artículo de la BBC que la tentación de pensar los cambios tecnológicos solo en términos de progreso, no siempre nos permite recordar que “todas las ventajas que hemos obtenido gracias a la tecnología tienen un precio”. Para él, la lección “no está en cómo el cambio se relaciona con la tecnología sino cómo se relaciona con la necesidad, algo que es fácil de olvidar en nuestro estado relativamente cómodo”. ¿Qué necesidades estamos resolviendo con la tecnología digital? (y, aún mejor: ¿qué problemas estamos creando?).

Antes que establecer una posición definitiva cabe insistir en la importancia que tienen estas perspectivas en la manera como nos relacionamos con los medios. Unos y otros tienen argumentos suficientes sobre los que vale la pena reflexionar (sea para relativizar o contextualizar). Sí queda claro que debemos tomar consciencia del estatuto de incertidumbre tecnológica en que nos movemos y cómo gravita en los discursos educativos institucionales y profesionales.

Descarga el ensayo completo publicado en la revista Chasqui.

¡Cuidado con los mitos!

Por: Arlette Fernández

Que las vacunas producen autismo, que sólo desarrollamos el 10% del cerebro, que usar tecnología de última generación cambiará la educación, que memorizar ya no se usa, que leer y escribir no sirven para nada, que la Inteligencia Artificial reemplazará al maestro, que todos los alumnos (a cualquier edad) deben aprender sin ninguna guía, que motivación es lo mismo que diversión, que todo está en Google, que esta nueva aplicación hará que sus hijos hablen antes de tiempo.

La inmediatez, las redes sociales, un titular vendedor y listo, corre como reguero de pólvora información inexacta, sin respaldo científico, y muchas veces con la intención de vender un producto o servicio que no está validado, no es efectivo, o peor aún, va contra el desarrollo natural y saludable de los niños.

La competencia digital busca que los estudiantes (y el mismo maestro) desarrollen habilidades que les permitan no sólo ser consumidores, sino crear y gestionar entornos virtuales, y aprender sobre ciudadanía digital.

Pero es importante recordar que nuestro cerebro desarrolla en primer lugar funciones cognitivas que son las que entran en juego en todo aprendizaje. Habilidades y procesos como la sensación, la percepción, la atención, la memoria, el pensamiento, el lenguaje, la creatividad, la imaginación, etc., nos permiten conocer el mundo, interactuar con él y también crear y construir nuevas realidades y productos.

Y mientras más experiencias sensoriales de calidad tengamos, contaremos con más recursos para desarrollar nuestro pensamiento y ser capaces de analizar, comparar, resolver problemas, inferir, debatir, separar la paja del trigo, investigar, tener espíritu crítico y reflexivo.

Y para lograr esto, nada como la vieja confiable: la lectura. Quien lee, pone en juego todas sus funciones cognitivas. Y mientras más lea (y mejor aún si es de diferentes temas o campos), más herramientas tendrá para formarse una opinión propia.

Lea, aprenda a detectar a lo lejos cuando llega un mito, y que no le den gato por liebre.

X