EDITORIAL

Público imaginario

Publicado: Jueves 22 de septiembre de 2016 Público imaginario

Como profesores, muchos de nosotros trabajamos diariamente con alumnos que son adolescentes y probablemente en más de una ocasión hemos estado a punto de perder la paciencia con ellos. En varios de los casos hemos concluido que dichas actitudes se deben a esta etapa del desarrollo. Lamentablemente, a veces terminamos responsabilizando los problemas de la clase a una actitud, asumiendo que ellos están pasando por la mal llamada “edad del burro”.

Por mucho tiempo se entendió que la adolescencia es una etapa “terrible” para las personas. Se creía que el origen de la palabra adolescente venía del verbo ADOLECER, que consiste en estar aquejado o tener una enfermedad. Todo lo contrario, dicho término proviene del verbo en latín ADOLESCERE que significa crecer. La adolescencia, al igual que todas las demás etapas del desarrollo, tiene ciertos retos y dificultades que se deben ir superando en el día a día (Erikson, 1987).

Este mes estaremos profundizando en una de las tantas actitudes de esta etapa de vida, conocida como la AUDIENCIA IMAGINARIA o PÚBLICO IMAGINARIO (Elkind, 1967), la cual consiste en que uno cree que es el centro de atención de las demás personas. A pesar de aparentar lo contrario, esta característica es necesaria para que nuestros alumnos adolescentes puedan desarrollarse saludablemente a nivel emocional. Focalizarse en sí mismos hará que puedan conocer sus limitaciones y fortalezas, y de esa manera entenderse mejor.

El crecimiento informático no está ajeno a esta etapa de la vida, ya que puede contribuir tanto positiva como negativamente en el desarrollo personal de los adolescentes. En los siguientes artículos, queremos ofrecer información que permita a los docentes entender mejor la influencia que tiene la tecnología y los medios de comunicación, en esta característica típica de la adolescencia llamada PÚBLICO IMAGINARIO. Asimismo, buscamos brindar ciertas herramientas psicopedagógicas para que podamos apoyar a nuestros alumnos desde clase.

FRANCO GRANTHON VENTURA

PSICOTERAPEUTA

Comentarios

comentarios