Ingresa | Regístrate |

¿Escogemos lo que vemos en Internet o lo hacen por nosotros?

Por: Equipo Educared. 2 noviembre, 2017

¡Atención! es lo que el sargento grita a sus soldados, lo que el profe exige a sus alumnos. Cuando los primeros están más tiesos que muñeco de torta, con la mirada fija en el horizonte; y los segundos asienten con la cabeza y ponen cara de inteligentes, los que tienen al frente saben que pueden respirar tranquilos. Han conseguido el oro de las relaciones entre personas: interés, anticipación, compromiso.

Antes, no hace demasiado, cuando solo había teléfonos fijos, móviles que solo servían para hacer y recibir llamadas, cuando Internet era un estanque de aguas mansas y solo se intercambiaba correos electrónicos —¡qué extraño nombre!, ¿alguien sabe para qué sirven?—, cuando no había FB, Snapchat, WhatsApp, Instagram —¡ahora sí estoy en terreno conocido!— los poderosos eran los que captaban mi atención, la monopolizaban, la tenían para ellos porque no había alternativas, porque lo único que podía hacer era escuchar, mirar, pasivamente. El menú era pobre y, pues, comía lo que había. ¡Ni modo!

¡Se acabó, ya fue! Ahora me tienen que tratar bonito. A ver, ¿cómo quieres que lo ponga, que lo diga, que lo dibuje, que lo cante, que lo baile? No seas malito, tu atención, por favor… y quizá hasta me la alquilan, me la compran, me la cambian por algo bacán, que me sirva, me motive, me haga sentir cosas y que yo pueda compartir con los que me siguen, lo que me da fuerza, poder, estatus… yo hago lo que quiero con mi atención y se la doy a quien me da la gana.

Pero, cuidado, un lindo paquete no hace una buena compra. Sobre todo si el envoltorio ha sido testeado una y mil veces —sin que yo lo sepa—, si es el que ha enganchado a la mayoría de los que son como yo —sin que yo lo sepa—, si el empaque es el verdadero producto o, mejor dicho, el que yo y todos mis patas lo hayan mirado es lo que vale, y que la caja no contiene nada, o lo que contiene es irrelevante…

Y como alguien sabe qué es lo que yo y mis patas hemos mirado más y compartido más, algo así, el mismo paquete pero más jugoso, más colorido, más melodioso, más impactante, más sexy, más apetecible, va a “aparecer”, como quien no quiere la cosa, de casualidad, en mi surfeo por las olas digitales.

Entonces, ¿soy yo verdaderamente quien escoge dónde poner mi atención o son otros los que me ponen delante una mejor versión de las huellas que dejé atrás y solo estoy asentando mis pies en el lugar que a ellos les conviene? Buena pregunta. No podía hacérmela hace años, pero si tengo dos dedos de frente no debería dejar de hacérmela, por lo menos algunas veces.

¡Claro qué hay más opciones!, ¡claro que tengo más poder! Pero no está de más visitar de tanto en tanto lo que otros miran, los que no son como yo, aunque no me atraiga lo que les atrae. Así como hago turismo y pruebo otros sabores y veo otras costumbres y contemplo otros paisajes y duermo en otras camas, justamente para saber que existen otras maneras de hacer las cosas, aprender, saber, experimentar, gozar las diferencias, vale la pena hacer turismo en parajes digitales ajenos. De la misma manera que como cuando viajo, al regreso gozo más lo mío, pero también lo entiendo mejor, así, de tanto en tanto, pongo mi atención en lugares inusuales para mí, como un acto de libertad, para no estar solamente frente al espejo y creer que todo es como yo y mis patas. Así, sorprendo y desubico los que quieren ser los nuevos sargentos y maestros. Ahí sí siento que soy dueño de mi atención.

Roberto Lerner

Comentarios (2)

  1. ¡Excelente reflexión! Porque eso de ser siempre lectores selectivos, perdemos la oportunidad de saber lo que hay más allá. Y quienes trabajamos en la docencia es responsabilidad indagar en lo otro que puede o es parte de los alumnos para poder actuar en lo formativo e instructivo de manera pertinente. ¡Gracias por el aporte!

    • Hola Susy. Le agradezco mucho sus palabras de aliento y, también, por su aporte. Le ruego no deje de seguir contribuyendo con sus apreciaciones o sugerencias. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 
  • @2014 Fundacion Telefónica