Ingresa | Regístrate |

Amor contra psicopatía

Por: Equipo Educared. 1 agosto, 2017

Una de las estrategias para entender la relación entre el pasado, presente y futuro de las personas en relación a ciertas características es el llamado método de los gemelos. Mejor si podemos analizar el desarrollo de aquellos que viven juntos y aquellos que fueron separados por circunstancias inesperadas desde el nacimiento. Si hay rasgos que se mantienen constantes a lo largo de los años en ambos casos, seguramente podemos afirmar que se deben a la mochila genética, mientras que los que divergen de manera marcada seguramente dependen del entorno.

Sabemos que un porcentaje importante de crímenes son cometidos por personas que muestran ciertas características de personalidad: egocéntricos, insensibles a los impactos emocionales de sus acciones cuando se proponen algo, poco empáticos, manipuladores, rudos, arriesgados y hostiles.

¿Hasta qué punto lo anterior ya se esboza en la niñez y adolescencia? Quizá podemos intervenir tempranamente, antes que se concrete en conductas irreversibles y consecuencias penales que, durante la adultez, admiten poca terapia y mucha represión.

Aparentemente, los rasgos, llamados psicopáticos, entre los 9 y los 13 años se deben masivamente a los genes, pero ese peso se reduce de manera importante entre los 15 a 18 años. Probablemente, las conductas desconsideradas, transgresoras y brutales cuando se mantienen durante la pubertad auguran problemas serios durante el resto del ciclo vital.

Si en la pubertad existe un entorno acogedor, un marco familiar más o menos estable, un sistema de referencias consistente, las tendencias psicopáticas pueden ser mitigadas y enmarcadas dentro de una socialización que nunca va a ser sencilla pero tampoco trágica.

Interesantemente, es el amor recibido por figuras centrales, el apoyo incondicional a la persona aunque no a sus actos, la aceptación tierna, lo que parece ser predominante en aquellos casos en los que personas que seguirán siendo muy competitivos, difíciles en sus relaciones más cercanas, picones y recios, no terminarán teniendo problemas con la ley.

Roberto Lerner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 
  • @2014 Fundacion Telefónica