Ingresa | Regístrate |

La silla donde todos nos sentamos

Por: Roberto Lerner. 7 mayo, 2008

1.jpg

La silla que vemos es una suerte de objeto imposible. En
todo caso, ninguno de nosotros, luego de observarla atentamente y fijarnos en
sus debilidades estructurales, osaría sentarse en ella. En otras palabras, no
nos parecería racional confiar en que puede soportar, sostener, alojar de
manera segura nuestra humanidad.



Pero si usamos esa silla como metáfora y la trasladamos al campo de nuestras convicciones más profundas, los más probable es que nos demos cuenta de que, en realidad, pasamos buena parte de nuestro tiempo sentados sobre estructuras que no son tan distintas del extraño objeto que tenemos al frente.

Claro, no podemos estar analizando cada grieta en las historias que nos contamos a nosotros mismos y a los demás, los “rollos” explicativos que dan sentido a nuestras acciones. Debemos asumir que son lo suficientemente consistentes, articulados, que no se van a desarmar así nomás bajo cualquier presión. A pesar de sus fracturas, a pesar de lo poco que se sustentan en hechos comprobados, en reflexiones críticas.

Es natural que buena parte del tiempo, nuestras teorías preferidas, nuestros sistemas conceptuales, los que guían nuestra vida, muchas veces sin saberlo o poderlo exponer, deban recibir el beneficio de una convicción en su solidez. Ninguna teoría, ni siquiera las más científicas, las producidas por las ciencias duras, hubiera podido producirse sin algo de fe, sin algunos prejuicios, sin alguna tolerancia por ciertas inconsistencias.

Pero, especialmente cuando se trata de nuestras religiones, posiciones políticas, la conducción de nuestras vidas sentimentales, aquello que tenemos más a flor de piel, congelamos nuestro escepticismo y nos dejamos caer en la silla, sin darnos cuenta de que no es tan distinta de la que origina este comentario.

De vez en cuando, no todo el tiempo- sería imposible vivir permanentemente cuestionando el lugar donde nos sentamos- hay que hacer el ejercicio y darnos una vueltecita por nuestros más queridos supuestos e ideales más afincados. 

Acerca de Roberto Lerner

Soy psicólogo y aunque me preparé para pasar la vida en algún instituto de investigación, terminé siendo una suerte de potpurrí de la psicología: profesor universitario con algunos trabajos académicos, maestro de escuela recalcitrante, psicoterapeuta de niños y adolescentes, especialista en el campo de la intervención en crisis, consultor en recursos humanos, columnista semanal en dos diarios de circulación nacional, conferencista. En fin, sin duda versátil, curioso aunque no sistemático, hiperactivo, lector voraz y con una vocación marcada por la difusión de la ciencia, la popularización de datos e ideas, el establecimiento de puentes.

Comentarios (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 
  • @2014 Fundacion Telefónica