¿Cómo empezar la alfabetización mediática en el aula?: la biografía mediática

, , ,

17 septiembre, 2018

biomediática

Por: Julio César Mateus.

Alfabetizar en medios de comunicación es una obligación de la escuela, pues nos permite ejercer un derecho fundamental: el de comunicarnos libre y responsablemente. Pasamos la mitad de nuestro tiempo interactuando con pantallas y muchas de las capacidades que adquirimos se quedan en el terreno informal (como explicamos en este post) y son injustamente desperdiciadas por la escuela. En estos meses, desde que iniciamos este blog, hemos tomado contacto con docentes interesados en empezar a desarrollar proyectos de educación mediática en sus centros educativos y nos preguntan cómo empezar. No importa si eres profe de matemática, inglés, literatura o ciencias, ¡siempre se puede alfabetizar mediáticamente en clase! Aquí compartimos un ejercicio muy simple.

Para empezar, ¿sabemos qué medios usan nuestros estudiantes? ¿Desde cuándo? ¿En qué momento lo hacen y para qué? ¿Qué les gusta y qué les disgusta de esos medios? ¿Cómo interpretan sus contenidos? Una buena manera de calentar motores es proponiendo un ejercicio autobiográfico que aprendimos en un reciente taller en Guatemala y nos gustó mucho (a propósito, en este documento producido por la DW Akademie de Alemania, por ahora solo en inglés, podrán encontrar otros ejercicios y materiales valiosos). Este ejercicio se llama “biografía mediática” y tiene como finalidad reconocer el impacto de los medios en nuestra vida cotidiana y reflexionar al respecto.

Primero, aclaramos los conceptos

Partimos por explicarles qué es un medio de comunicación (podemos hacer una lluvia de ideas en la pizarra con todos los que recuerden y podemos dividirlos entre aquellos “tradicionales”, como el periódico o la radio, y los “digitales”, como los celulares). También les explicamos qué es una biografía, señalando que suele destacar los eventos más importantes de nuestra vida.

Segundo, producimos las biografías

Ahora les pedimos que dibujen en un papel una línea de tiempo donde deben señalar como “hitos”, desde que tengan memoria, aquellos recuerdos importantes en el uso de los medios. En la parte superior de la línea pondremos un “hito positivo” (por ejemplo alguno podrá decir que a los 5 años jugaba en el celular de su madre un jueguito que le gustaba mucho y le enseñaba cosas). En la parte inferior de la línea escribirán aquellos recuerdos que consideren negativos (por ejemplo, que a los 10 años vieron una noticia de un asalto cerca a su casa que les dio mucho miedo). La idea es tener una línea más o menos como la que aparece en la imagen superior de este post y la extensión o complejidad dependerán de la edad de los participantes.

Tercero, compartimos en parejas

Luego les pedimos juntarse en parejas aleatorias y explicarles aquellos hitos que hemos destacado en nuestra línea de tiempo. Al comparar las líneas de tiempo, verán que hay algunas coincidencias y otras diferencias. En cuanto a las coincidencias, es importante hacerles notar que las generaciones muchas veces están marcadas por hitos mediáticos (por ejemplo para la generación del 60, la llegada del humano a la luna vista por tele, o para la generación del 80, el intercambio de cassettes con canciones de moda). Por otro lado, las diferencias pueden servirnos para recordar que el acceso a los medios no siempre es equitativo: quizá alguno que vivía en un pueblo alejado no conoció el cine sino hasta que viajó a una ciudad; u otro que nació en una ciudad nunca le prestó tanta atención a la radio.

Cuarto, reflexionamos en conjunto

En sesión plenaria pedimos a cada uno que presente la biografía de su compañero observando las coincidencias y diferencias que más le llamaron la atención. Finalmente, proponemos una serie de preguntas que pueden ayudar al intercambio de ideas: ¿Qué ha cambiado en el uso de medios a lo largo de los años? ¿Por qué preferimos unos medios a otros o los asociamos con determinadas ideas o prejuicios? ¿Consideramos que nuestra dieta mediática (es decir, el uso cotidiano que hacemos de los medios) es balanceado? ¿Por qué sí o por qué no? ¿Somos conscientes de los impactos emocionales que producen los medios en nosotros? ¿Qué sentimos al respecto? ¿Qué pensamos del hecho de que los mensajes que viajan en los medios sean interpretados de forma distinta por cada persona? ¿De qué depende que hagamos tal o cual interpretación? ¿Entendemos que los medios son productos culturales importantes para una comunidad?

En suma…

Este primer ejercicio podría servirnos, además para reflexionar, para saber, como docentes, el tipo de relación que nuestros estudiantes han ido construyendo con los medios. Si detectamos, por ejemplo, que muchos usan un medio determinado de manera constante o que consumen determinado programa, ¿podríamos aprovechar esa situación para vincularla con nuestro trabajo en el aula o el desarrollo de algún tema del currículo?

¡Esperamos puedan llevar a cabo este ejercicio y comentarnos sus experiencias!

8 pensamientos en “¿Cómo empezar la alfabetización mediática en el aula?: la biografía mediática

  1. Muchas gracias y felicitaciones muy interesante el tema para motivar a nuestros estudiantes en el impacto de las Tic en nuestra vida diaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>