La magia especial de un aula en hospital

 

Se escucha a lo lejos andar las rueditas del Aula Móvil por los pasillos de la clínica San Juan de Dios en Cusco. Son las tres de la tarde aproximadamente y se siente el alboroto que hay en los cuartos de los pacientes hospitalizados. Para ellos es una alegría y, a la vez, una oportunidad de lograr el reto que el día anterior no pudieron.

Carlos Flores es docente del proyecto de Aulas Hospitalarias de la Fundación Telefónica y trabaja en la Clínica San Juan de Dios en Cusco, que es dirigida por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Cuenta con una infraestructura moderna y alberga a 32 niños internados que participan del Aula Hospitalaria, así como también dan clases a los pacientes que son atendidos ambulatoriamente.

La clínica tiene un aula implementada con material pedagógico y tecnológico para las clases, pero además cuenta con un Aula Móvil, que es un moderno carrito que contiene proyector, laptop y tabletas, que son llevadosa los cuartos de los pacientes que no pueden movilizarse al aula.

Para Carlos, este es su cuarto año de experiencia trabajando con los niños de la clínica, y a pesar de que en un inicio hubo algunas frustraciones, hoy para él es un desafío lograr los objetivos con cada uno de ellos. “Tenemos pacientes desde los tres hasta los 39 años, y con cada uno se trabajan proyectos diferentes. Los retos pueden ir desde pronunciar una palabra o mover la mano, en algunos casos, pero ver sus rostros de felicidad de haber alcanzado su reto es una alegría compartida”.

“Los proyectos pueden durar tres o cuatro meses, como pueden ser de uno o dos días. Las aplicaciones que contienen las tabletas son recursos especiales para lograr diferentes habilidades, que facilita un rápido aprendizaje. En varias ocasiones, hemos sido invitados a las juntas médicas de la clínica para explicar el tipo de trabajo realizado con algunos pacientes que han logrado una rápida rehabilitación. Además de todo ello, los pacientes de la clínica tienen mucho talento, porque cada año salen ganadores en el concurso de fotografía que organiza Fundación Telefónica”, nos cuenta orgulloso el profesor Carlos Flores.

Deja un comentario