No hay obstáculos para que una educación sea digital

Bastaron unos minutos de conversación con la profesora Célica Carrasco para darnos cuenta que se trata de una persona para la que no hay imposibles. Nació en Huarmaca, un distrito de Huancambamba en la sierra de Piura y desde el 2010 labora en la I.E. 11023 Abraham Valdelomar de Chiclayo, donde es la responsable del Aula de Innovación y Docente Líder del proyecto Aula Digital de la Fundación Telefónica.

“Fui sorprendida cuando durante una reunión de trabajo me nombraron como Docente Líder del proyecto Aula Digital. Me encontraba dando clases en otro ambiente de la institución” nos cuenta la profesora, como una anécdota que recuerda con mucha alegría. Y es que sus quince años de experiencia docente, su diploma en Robótica por la Pontificia Universidad Católica del Perú y logros innegables como el tercer puesto conseguido por sus alumnos en un concurso de Robótica en Lambayeque, bastaron para confiarle el cargo de docente líder.

Consultada por su asistencia al Encuentro de Docentes Lideres de Aula Digital 2018 nos expresó su satisfacción y la de sus compañeros por ser “capacitados con buenos ponentes, nuevo escenario, buenas prácticas, acompañamiento, soporte técnico y consolidación a través de docentes líderes”. Además, su participación en este encuentro sirvió para que nos regale una demostración más de su compromiso a pesar de haber sufrido la pérdida de un familiar muy querido durante esas fechas.

Egresó de la Universidad César Vallejo de Trujillo y no dudó en escoger a su natal Huarmaca como plaza para empezar a ejercer la docencia. Allí sufrió en carne propia los limitados recursos disponibles en las locaciones rurales. Hoy en Chiclayo, encuentra inadmisible desaprovechar los que tiene la I.E. 11023 Abraham Valdelomar: dos aulas de innovación completamente equipadas con maleta digital, computadores XO, tabletas, kit de robótica, televisor y computadores personales.

Como responsable del Aula, tiene la oportunidad de conocer a todos los alumnos, quienes proceden principalmente de los asentamientos humanos de José Olaya, Pimentel, Ciudad del Chofer, Pastor Boggiano y Las Américas. Esto considera recordar permanentemente los cuidados que se debe tener con los dispositivos y el asistir a los estudiantes menos familiarizados con el computador.

A pesar del corto tiempo y los pocos recursos, el proyecto Aula Digital tuvo un despliegue completo durante el 2017. Se inventarió el hardware, se prepararon los avatares de los 341 alumnos y se capacitaron a los 22 docentes de modo que ninguno quede sin desarrollar sus sesiones de aprendizaje. Este año el proyecto seguirá escalando a través del origen y definición de competencias, la articulación de mallas curriculares, las estrategias metodológicas y el modelo de integración.

“Hoy la tecnología es una herramienta necesaria para trabajar en las aulas con los alumnos y los docentes no podemos estar ajeno a ello” señaló Célica, convencida que la tecnología se ha convertido en una poderosa herramienta para conseguir alumnos productivos capaces de desarrollar su habilidad en lo cognitivo, lo afectivo y lo psicomotriz.

Deja un comentario