Jueves 10 de enero de 2019

Oportunidades perdidas: El alto costo de no educar a las niñas


  • En el mundo, nueve de cada 10 niñas completan la escuela primaria, pero solo tres de cada cuatro completan el primer ciclo de la escuela secundaria (aproximadamente nueve años de educación). En los países de ingreso bajo, menos de dos tercios de las niñas termina la escuela primaria, y solo una de cada tres niñas termina el primer ciclo de la escuela secundaria.
  • Las niñas que completan la educación secundaria se encuentran más capacitadas para ser más saludables, ser personas adultas más prósperas, formar familias menos numerosas, y tener hijos con menores riesgos de contraer enfermedades y morir y, a la vez, mayores posibilidades de tener éxito. Asimismo, es más probable que las niñas con educación secundaria participen en la fuerza laboral cuando sean adultas y tomen decisiones en el hogar y en sus comunidades.
  • Ingresos y calidad de vida: si todas las niñas en el mundo completaran 12 años de educación de calidad, los ingresos a lo largo de toda la vida de las mujeres podrían aumentar entre USD 15 billones y USD 30 billones a nivel mundial. Las mujeres con educación primaria ganan solo entre 14 % y 19 % más que las mujeres sin educación, pero aquellas con educación secundaria ganan casi el doble que las mujeres con educación primaria o un nivel educativo menor.
  • Matrimonio infantil y maternidad precoz: si todas las niñas finalizaran la educación secundaria, se podría prácticamente eliminar el matrimonio infantil (casarse antes de los 18 años), y potencialmente reducir en 75 % el riesgo de ser madres a una edad temprana (tener el primer hijo antes de los 18 años).
  • Fertilidad y crecimiento demográfico: si todas las niñas finalizaran la educación secundaria, se podría ayudar a reducir en un tercio las tasas totales de fecundidad en los países de alta fertilidad y aumentar en una cuarta parte el uso de anticonceptivos en esos países. Se podría contribuir a una disminución de 0,3 puntos porcentuales en el crecimiento demográfico mundial. La reducción en el crecimiento de la población podría generar USD 3 billones en beneficios anuales, acumulativos a lo largo del tiempo.
  • Salud, nutrición y bienestar: si todas las niñas finalizaran la educación secundaria en los países en desarrollo, se podría aumentar el conocimiento sobre el VIH/sida de las mujeres y empoderarlas para tomar decisiones relativas a la atención de su propia salud. Se podría también mejorar su percepción de bienestar sicológico, reducir el riesgo de violencia de pareja y disminuir el riesgo de mortalidad de menores de 5 años y de malnutrición entre los niños.
  • Participación y toma de decisiones: si todas las niñas finalizaran la educación secundaria, se podría contribuir a aumentar en una décima parte la toma de decisiones de las mujeres en sus hogares y en una quinta parte la probabilidad de que ellas registren los nacimientos de sus hijos.
  • Capital social e instituciones: si todas las niñas finalizaran la educación secundaria, se podría posibilitar que estas tengan conductas más altruistas en su vida adulta, y aumentar su capacidad de confiar en amigos cuando lo necesiten.

Para obtener más información sobre el informe, visite: https://openknowledge.worldbank.org/handle/10986/29956

 

Artículo publicado originalmente en el Banco Mundial.

Imagen publicada originalmente en Tiching.