Lunes 04 de septiembre de 2017

Entre los últimos de la región: ¿Cuánto invierte el Perú en el sector educación?


Por: Jorge Falen / Lourdes Fernández

En medio de una crisis causada por la huelga magisterial indefinida, un reciente estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reafirma que el Perú es uno de los países de la región que menos porcentaje del Producto Bruto Interno (PBI) invierte en el sector educación.

El informe “Aprender mejor. Políticas públicas para el desarrollo de habilidades”, presentado ayer en México, muestra que el Perú está en la cola de 20 países de Latinoamérica: invierte solo el 3,7% del PBI en educación. Esta cifra está muy por debajo de países como Bolivia (6,5%)y Brasil (6,1%),entre otros.

“Perú está rezagado en la región, pero hay muchos compromisos importantes que ha asumido el Gobierno para gastar mejor en políticas públicas”, explicó a El Comercio Diana Hincapié, experta del BID.

En los últimos 10 años, el Perú ha pasado de gastar del 3% al 3,7%del PBI en educación. Al asumir el Gobierno, el presidente Pedro Pablo Kuczynski aseguró que para el 2021 buscaría destinar el 6% del PBI al sector. Sin embargo, en recientes declaraciones reconoció que ese objetivo será difícil de alcanzar.

El presupuesto

En opinión de Diego Macera, gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE), la inversión como porcentaje del PBI obedece a una “visión parcial”, donde debería tenerse en cuenta además otros indicadores, como la inversión por alumno o la participación del sector educación dentro del presupuesto total del Estado.

“El porcentaje del presupuesto te define la prioridad política, y ahí no estamos tan mal: tenemos poco menos del 20%, en línea con países de la región y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)”, comentó Macera.

Ayer, el Gobierno anunció que se destinará el 17,5% del presupuesto general a la educación para el 2018. Esto equivale a S/ 27 mil 430 millones.

Según Macera, el principal reto para incrementar los recursos del sector es ampliar la presión tributaria, que actualmente bordea el 15% del PBI, la mitad de lo registrado en economías avanzadas.

Menos costo

En un panorama más regional, el estudio del BID concluye que, pese a que los países de la región han aumentado el gasto en educación, los resultados en el aprendizaje de los escolares no han sido los mejores.“En educación, el objetivo no debe ser gastar por gastar si no que ese gasto tenga buenos resultados”, opinó Hincapié.

Según la experta, a lo que deben aspirar los países de la región es a aplicar políticas costo-efectivas basadas en las vivencias para saber si funcionan o no.

El estudio refiere que algunas medidas como extender la jornada escolar de 4 a 7 horas o reducir la cantidad de alumnos de 25 a 20 por clase pueden aumentar el aprendizaje anual en un 10% y 15%, pero ambas son políticas muy costosas.

Hincapié afirma que lo que deberían aplicar los gobiernos son guías de estudio para los docentes para que puedan desarrollar las clases de manera más ordenada. Además,se debe reforzar el uso de la tecnología, pero de forma guiada.

Para el especialista en educación, Hugo Díaz, una de las claves para el éxito de las políticas públicas es la inversión en la formación de los docentes. “Si logramos que en las 5 horas de clase se aplique bien una currícula bien diseñada, entonces los alumnos aprenderán más que en 8 horas diarias”, afirmó.

Esta formación, asegura, debería implicar una capacitación para el buen uso de las tecnologías en todas las materias.

Informe de BID

Los estudiantes de América Latina y el Caribe poseen más de un año de retraso respecto de lo esperable para el nivel de desarrollo económico de la región. Solo el 30% de los niños en tercer y cuarto grado alcanzan el criterio mínimo de competencias matemáticas.

Este artículo apareció originalmente en El Comercio.